barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -
un puente hacia contenidos originales...
 
cargando el contenido
 
 
   
   
   

 
 
 

Pobreza y contaminación

| RECICLAR UN METRO CÚBICO DE PAPEL DE DIARIO SALVA A UN ÁRBOL | EL RECICLAJE DE PAPEL NECESITA UN 60% MENOS DE ENERGÍA Y AGUA QUE LA FABRICACIÓN DE PAPEL NUEVO | NO USES DESODORANTES EN EL BAÑO, SÓLO TAPAN EL OLOR Y SON CONTAMINANTES | PRIORIZA EL USO DE ARTÍCULOS RETORNABLES EN LUGAR DE LOS DESCARTABLES | USA CARTUCHOS RECICLADOS EN TU IMPRESORA | PRIORIZA EL USO DE PILAS RECARGABLES | GUARDA LAS PILAS EN UN RECIPIENTE PLÁSTICO HASTA LLEVARLAS AL CENTRO DE RECOLECCIÓN | FABRICAR UNA PILA CONSUME 50 VECES MÁS ENERGÍA QUE LA QUE PRODUCE | DESDE QUE SE PRODUCEN LOS ALIMENTOS HASTA QUE EL CUERPO LOS EXCRETA SE GENERAN 2 TONELADAS DE CO2 POR PERSONA | LLEVA TUS PROPIAS BOLSAS DE TELA, ¡NO A LAS BOLSAS DE PLÁSTICO! |

Si se tratara de elegir una sola palabra que todos los participantes de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, que concluye hoy en Johannesburgo, debieran tener a flor de labios, un concepto que encarnase todo lo que las Naciones Unidas pretenden lograr, esa palabra, ese concepto sería "responsabilidad", la responsabilidad que tiene cada ser humano hacia los demás, como hermanos dentro de la familia humana, la responsabilidad hacia nuestro planeta cuya prosperidad es la base misma del progreso humano, y por encima de todo, responsabilidad hacia la seguridad futura y el bienestar de las generaciones venideras.

Durante más de dos siglos, desde que la Revolución Industrial generó avances notorios en los niveles de vida de una envergadura tal que el mundo jamás había visto ni imaginado que fuesen posibles, el desarrollo económico ha dependido, en medida nada despreciable, de algunas actividades y supuestos que implican un alto grado de irresponsabilidad. Hemos infestado la atmósfera de emisiones que ahora amenazan con ocasionar cambios climáticos globales. Hemos talado bosques, devastado nuestros recursos pesqueros y envenenado nuestros suelos y aguas de manera inmisericorde. Y todo esto, mientras el consumo y la producción continuaron su escalada arrolladora y un número excesivo de seres humanos -de hecho, la mayor parte de la humanidad- quedaron a la zaga, sumidos en la pobreza, el abandono y la desesperanza.

La cumbre ha constituido un intento de cambiar el curso de las cosas antes que sea demasiado tarde. Se busca poner fin a los desaforados actos de destrucción y al jubiloso autoengaño que hace que muchos cierren sus ojos ante la peligrosa condición actual de la Tierra y sus pobladores. Como consecuencia de esta cumbre esperamos despertar conciencia respecto al modelo de desarrollo que ha prevalecido durante tanto tiempo, que produce frutos sólo para unos pocos y privaciones para muchos más. También esperamos que los dirigentes políticos comprendan que el no tomar medidas acarrea costos mayores que conservar, y que entiendan la necesidad apremiante de dejar de ser tan defensivos en lo económico y empiecen a dar muestras de coraje político.

Algunos sostienen que simplemente deberíamos desbaratar el tejido de la vida moderna y arrastrar con él la base de las prácticas insostenibles del momento. Personalmente, considero que podemos y debemos entretejer nuevos hilos de conocimiento y cooperación. El desarrollo sostenible no necesita esperar las tecnologías del mañana: es posible iniciar esta labor con las tecnologías verdes, las fuentes renovables de energía y otras soluciones alternativas disponibles en la actualidad. Los gobiernos apenas están empezando a financiar la investigación y el desarrollo en una escala adecuada o a implantar cambios en los regímenes tributarios y establecer otros incentivos que darán las señales apropiadas a los industriales y a la comunidad empresarial. Sin embargo, sería posible lograr un progreso mucho más acelerado que el que generalmente se vislumbra, mediante acciones concertadas en cinco áreas clave: agua, energía, salud, agricultura y biodiversidad.

Responsabilidad de todos

La acción se inicia en los gobiernos. Son éstos los que tienen la responsabilidad fundamental de cumplir los compromisos adquiridos durante la Cumbre de la Tierra celebrada en 1992 y de ahí en adelante. Pero las naciones más ricas deben liderar el camino. Estas naciones cuentan con la riqueza y la tecnología para hacerlo y sin embargo contribuyen en medida desproporcionada a los problemas globales del medio ambiente. Por supuesto, las naciones en desarrollo, que naturalmente aspiran a gozar de los beneficios que tiene el mundo industrializado, deben cumplir su parte. Pero a la vez tienen derecho a esperar que los que optaron en primera instancia -y en su mayoría siguen haciéndolo- por seguir un camino peligroso hacia el crecimiento den ejemplo y proporcionen asistencia.

Sin embargo, los gobiernos no pueden lograrlo por sí solos. Los grupos de ciudadanos tienen un papel decisivo por desempeñar, actuando como asociados, defensores y vigilantes. Este es el caso también de las empresas comerciales. Espero que las compañías comprendan que el mundo no les está pidiendo que hagan algo diferente en sus operaciones normales, sino, más bien, que hagan sus operaciones normales en forma diferente. Las más progresistas y dinámicas están aprovechando las oportunidades que ofrece un futuro alternativo, sostenible. Espero que esta tendencia crezca y se convierta en la nueva norma.

La elección no es entre desarrollo o medio ambiente, como algunos han pretendido enmarcar el asunto. El desarrollo que no maneja conscientemente el medio ambiente no sobrevivirá. Tampoco debe convertirse en asunto de ricos frente a pobres. Unos y otros dependen de los recursos y del capital ambientales. En el mundo, uno de cada dos empleos -en agricultura, forestación y pesquería- depende directamente de la sustentabilidad de los ecosistemas.

Se dice que para cada siembra hay una estación. El mundo actual enfrenta el desafío doble que plantean la pobreza y la contaminación. Por esta razón, debe instaurar una estación para sembrar invirtiendo en algo en lo que hacía falta invertir hace mucho tiempo: un futuro seguro.

Kofi A. Annan para La Nación

 
PÁGINAS RELACIONADAS: 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28 - 29 - 30 - 31- 32 - 33 - 34
Los comentarios son editados con el fin de preservar la integridad del idioma. Se procede a la correción ortográfica y gramatical respetándose los conceptos volcados.

Búsqueda personalizada
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
puedes Compartir o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra | Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
Significado de letras de canciones | Fotos de amor
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology? | O que é ecologia?
 
 
 

  Principal Secciones


¿Qué es la ecología?

Versión en español
English version
Portuguese version

Entorno conceptual

El universo
Geografía argentina
La biología
La botánica
La zoología


Ultimas novedades

Noticias
Artículos
Colaboraciones
Correo de visitantes
Secretos del mar
Peces del Paraná
Puente verde
Foros
Foro Melodysoft

Argentina

Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
España
Guatemala

Honduras

México

Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
Puerto Rico
República Dominicana
Uruguay
Venezuela
Contacto Acerca de barrameda.com.ar Sitios amigos Aviso Legal