barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -
un puente hacia contenidos originales...
 
cargando el contenido
 
 
   
   
   

 
 
 

El alerta de la naturaleza

| RECICLAR UN METRO CÚBICO DE PAPEL DE DIARIO SALVA A UN ÁRBOL | EL RECICLAJE DE PAPEL NECESITA UN 60% MENOS DE ENERGÍA Y AGUA QUE LA FABRICACIÓN DE PAPEL NUEVO | NO USES DESODORANTES EN EL BAÑO, SÓLO TAPAN EL OLOR Y SON CONTAMINANTES | PRIORIZA EL USO DE ARTÍCULOS RETORNABLES EN LUGAR DE LOS DESCARTABLES | USA CARTUCHOS RECICLADOS EN TU IMPRESORA | PRIORIZA EL USO DE PILAS RECARGABLES | GUARDA LAS PILAS EN UN RECIPIENTE PLÁSTICO HASTA LLEVARLAS AL CENTRO DE RECOLECCIÓN | FABRICAR UNA PILA CONSUME 50 VECES MÁS ENERGÍA QUE LA QUE PRODUCE | DESDE QUE SE PRODUCEN LOS ALIMENTOS HASTA QUE EL CUERPO LOS EXCRETA SE GENERAN 2 TONELADAS DE CO2 POR PERSONA | LLEVA TUS PROPIAS BOLSAS DE TELA, ¡NO A LAS BOLSAS DE PLÁSTICO! |

En los últimos tiempos, la naturaleza ha desplegado sus formidables fuerzas de manera aterradora. Mientras la dirigencia mundial se reúne en Johannesburgo para debatir las amenazas ambientales de alcance global, muchas partes del planeta sufren el azote de inundaciones, sequías, pérdida de cosechas, incendios forestales masivos y hasta nuevas enfermedades. La relación entre el hombre y la naturaleza es una cuestión tan vieja como nuestra especie, pero esa relación viene experimentando cambios complejos. El resultado más importante de la cumbre de Johannesburgo debería ser el reconocimiento de que hacen falta más investigaciones científicas y una cooperación global mucho mayor.

Las inundaciones y las sequías son calamidades antiquísimas, pero su frecuencia, magnitud e impacto económico han aumentado en años recientes. En los 90, los pagos de seguros por desastres naturales alcanzaron niveles sin precedentes, lo que revela una intensificación de los costos sociales de los cataclismos ecológicos. La brutal corriente El Niño de 1997-1998 y otras conmociones climáticas similares desempeñaron un papel capital en los recientes trastornos económicos. En 1997-1998, Indonesia, Ecuador y otros países sucumbieron a crisis financieras vinculadas en parte con las crisis agrícolas que había causado El Niño.

Hasta cierto punto, el efecto climático (cada vez mayor) obedece pura y exclusivamente a la proliferación de la especie humana. En 1800 éramos unos 900 millones. Hoy, en gran medida por obra de los éxitos tecnológicos de los últimos dos siglos, superamos los 6000 millones y nos apiñamos en puntos vulnerables distribuidos por todo el mundo.

Cambios a escala global

De este número, más de 2000 millones residen a menos de cien kilómetros de una costa. Por tanto, son vulnerables a las tormentas oceánicas, las inundaciones y el ascenso del nivel del mar por calentamiento global. Otros cientos de millones viven en hábitat frágiles: laderas escarpadas, zonas semidesérticas o regiones de lluvias, donde las cosechas suelen perderse cuando no llueve.

Además, el hombre está modificando el ambiente por todas partes, con lo cual a menudo hace más vulnerables a las sociedades. Esto se da especialmente en los países empobrecidos. En las áreas rurales de Africa, la creciente densidad demográfica y la consiguiente intensificación de la agricultura están llevando a un agotamiento masivo del suelo. Cuando hay sequía en el Africa meridional, como sucedió este año, decenas de millones de familias campesinas empobrecidas luchan por sobrevivir.

La pobreza africana coadyuvó a la propagación desenfrenada del sida. De ahí el efecto devastador de los trastornos climáticos graves combinados con las epidemias. En el sur de Africa, millones de huérfanos del sida conviven con abuelos demasiado viejos y débiles para producir u obtener alimentos. La aparición de El Niño torna probable la prolongación de la sequía en 2003.

El rasgo más notable de estos cambios es que no se limitan a un entorno local. Por primera vez en la historia humana, nuestra sociedad está socavando el medio ambiente en una escala global por medio de los cambios climáticos, la extinción de especies y la degradación de los ecosistemas.

El calentamiento global es obra del hombre. Su causa principal es el consumo de combustibles fósiles en los países ricos y es muy posible que influya en la frecuencia y gravedad de las grandes sequías, inundaciones y tormentas tropicales. La frecuencia e intensidad del ciclo de El Niño en el último cuarto de siglo también podría ser una consecuencia de dicho calentamiento. Al parecer, las fuertes inundaciones que padeció China en años recientes habrían contado entre sus causas el derretimiento excesivo de la nieve en las montañas de la altiplanicie tibetana, provocado, a su vez, por las mayores temperaturas.

Estos riesgos ambientales, además de ir en aumento, son complejos. Los efectos del cambio pueden tardar muchos años en manifestarse, hacerse sentir en forma parcial en todo el planeta o bien actuar de manera indirecta. Por ejemplo, los cambios en el uso del suelo pueden expandir la propagación de enfermedades infecciosas al modificar la mezcla de especies o los modos de interacción entre los animales y el hombre.

Ineptitud de la dirigencia

La ineptitud de los políticos para manejar estos problemas hace que los riesgos ambientales sigan en aumento, sin que se efectúen los cambios adecuados en las políticas públicas. Cuando ocurren desastres tales como las sequías e inundaciones de este año, no podemos responsabilizar a los políticos actuales por los errores cometidos a lo largo de muchas décadas.

La cumbre de Johannesburgo puede atraer la atención mundial hacia estos problemas urgentes. Aun cuando produjese pocos resultados específicos, podría servir de algo si los participantes se plantearan estas tres exigencias:

Debemos insistir en que los políticos del mundo admitan las abrumadoras pruebas científicas de los graves peligros ambientales que afronta la humanidad.

Debemos exhortar a estos dirigentes a invertir más fondos públicos en la investigación básica del medio ambiente y el desarrollo de nuevas tecnologías para encarar los riesgos ambientales. Por ejemplo, es de vital importancia invertir en el estudio de sistemas energéticos alternativos capaces de limitar el calentamiento global.

Debemos reiterar el pedido de que nuestros políticos acuerden una mayor cooperación ambiental internacional. De lo contrario, las políticas nacionales, descuidadas y miopes, acabarán por destruir el ecosistema mundial.

Jeffrey D. Sachs para La Nación

 
PÁGINAS RELACIONADAS: 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16
Los comentarios son editados con el fin de preservar la integridad del idioma. Se procede a la correción ortográfica y gramatical respetándose los conceptos volcados.

Búsqueda personalizada
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
puedes Compartir o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra | Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
Significado de letras de canciones | Fotos de amor
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology? | O que é ecologia?
 
 
 

  Principal Secciones


¿Qué es la ecología?

Versión en español
English version
Portuguese version

Entorno conceptual

El universo
Geografía argentina
La biología
La botánica
La zoología


Ultimas novedades

Noticias
Artículos
Colaboraciones
Correo de visitantes
Secretos del mar
Peces del Paraná
Puente verde
Foros
Foro Melodysoft

Argentina

Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
España
Guatemala

Honduras

México

Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
Puerto Rico
República Dominicana
Uruguay
Venezuela
Contacto Acerca de barrameda.com.ar Sitios amigos Aviso Legal