Saltar al contenido

Ciervo de los pantanos

Ciervo de los pantanos
Argentina
Clase Mammalia
Orden Artriodactyla
Familia Cervidae
Status U.I.C.N. Vulnerable
Status Nacional En peligro
Status Provincial (Santa Fe) En peligro
Status CITES Apéndice I

U.I.CN. - Vulnerable

Nombre científico: Blastocerus dichotomus

Otros nombres vulgares: Ciervo de las islas. Ciervo islero. Ciervo del delta. Ciervo del pantano. Guazú-pucú

Descripción general y características

Es un mamífero de gran tamaño. La longitud desde la cabeza a la cola es de unos 2 mts. La altura a nivel de la cruz es de 1,20 a 1,30 m.

El pelaje es rojo leonado, largo y tupido. Tiene blanco alrededor de los ojos, en el interior de las orejas y en la parte posterior de los muslos. La cola es amarillo rojizo por arriba y negra en la parte Inferior. El hocico y las patas en su mitad distal son negros.

Los cuernos son grandes, gruesos y llegan a medir entre 50 y 60 cm. de largos ramificados en varias puntas.

La hembra carece de cornamenta.

Comportamiento

Es herbívoro. Se alimenta de pastos de ambientes acuáticos. La gestación dura unos 9 meses y tienen una cría por parto. Generalmente anda solitario, en pareja o formando pequeños grupos. Durante el día se oculta entre los pastos formando «dormideros» o «camas». En el crepúsculo o durante la noche sale a comer. Se desplaza sin dificultad por los pantanos y es buen nadador.

Hábitat

Vive en lagunas, esteros, orillas de arroyos y de ríos, rodeados de montes o de selvas, o en lagunas del interior de islas.

Distribución geográfica

Desde el sur de Perú, este de Bolivia, Paraguay, sur de Brasil hasta el norte de Uruguay y Argentina.

En nuestro país, habitaba desde el sur de Misiones, Corrientes, este de Formosa y de Chaco, Santa Fe, oeste y sur de Entre Ríos y noreste de Buenos Aires, siguiendo la cuenca de los ríos Paraguay y Paraná, del bajo Uruguay y en los esteros del Iberá.

En la actualidad, se encuentra en los esteros del Iberá, este de Formosa y en el delta del Paraná.

Causas de la disminución

Es cazado por la carne y la piel. Lo matan los «cazadores deportivos» como trofeos.