Saltar al contenido

Aguará guazú

Aguará guazú
Argentina
Clase Mammalia
Orden Carnívora
Familia Canidae
Status U.I.C.N. Vulnerable
Status Nacional En peligro
Status Provincial (Santa Fe) En peligro crítico
Status Cites Apéndice II

U.I.C.N. - En peligro

Nombre científico: Chrysocyon brachyurus.

Otros nombres vulgares: Lobo de crin. Lobo rojo. Lobo crinado. Lobo o zorro de los Esteros. Zorro grande. Lobo colorado. Lobo dorado. Guara.

Descripción general y características

Es un animal corpulento, de manos y patas largas. La coloración del pelaje es pardo y rojiza, con negro en el hocico, la parte inferior de las manos y de las patas y una línea a lo largo del lomo. Presenta dos manchas blancas, una en la garganta y la otra en el extremo de la cola. La cabeza es alargada y las orejas son grandes. Los dedos tienen uñas y las almohadillas plantares son grandes. Los pelos del cuerpo son largos, de 9 a 10 cm., pero en la región de la cruz miden más, hasta 14-15 cm.

Causas de su disminución

La desaparición de los ejemplares de la especie se debe al creciente avance del hombre sobre su hábitat, que poco a poco los esta haciendo retroceder en evolución.

Este animal además, también es victima de las creencias populares, ya que se lo confunde habitualmente con el “lobizón” (especie de hombre lobo), motivo por el cual es perseguido y cazado impunemente.

Curiosidades

– Los huesos pulverizados alivian al parto de una mujer.
– Las tabas ayudan a escapar a un fugitivo de la justicia.
– Los cojinillos hechos con el cuero previenen y curan las hemorroides.
– Las personas que se tapan con el cuero, se calman de los dolores producidos por los cólicos y las artritis.
– La piel era utilizada en la confección de calzados y cojinillos y con los huesos de las patas se hacían puntas de flecha.

Leyenda

En la narrativa popular, el Aguará Guazú es caracterizado por el «Lobizón». Esta es una creencia de origen europeo, donde el séptimo hijo varón de una familia, durante las noches de luna llena, se transforma en lobo.

Una leyenda cuenta que el Aguará Guazú es el padre de los perros. Esto se debe a que se cree que alguna vez se asoció con el Gato Montés para conseguir alimento. Luego aceptaron la compañía de la Iguana. Al tiempo de andar juntos, la iguana se portó mal y discutió con el gato. El aguará trató de calmarlos, pero la pelea fue muy intensa y el gato murió. En venganza, el destino dispuso que los aguará o los perros siempre persigan y cacen a las iguanas.