Saltar al contenido

Gigantes inofensivos

Tiburón ballena

El tiburón ballena es el pez más grande que existe y se encuentra en todos los mares del planeta. A pesar de su aspecto imponente, llega a medir 14 metros de largo, el tiburón ballena es un gigante de naturaleza apacible y mansa.

Su alimentación tiene más en común con la de las ballenas que con la alimentación típica de otros tiburones. Nada lentamente cerca de la superficie donde consume pequeños crustáceos planctónicos. Si bien tiene 300 bandas de dientes éstos son muy pequeños y no le permiten morder ni masticar pero si retener el tan preciado plancton.

Con este fin filtra el agua durante la natación absorbiendo y expulsando hasta 2000 toneladas de agua por hora. Si se lo ve de frente, con la enorme boca abierta, da la sensación de estar frente a un animal hueco. Su gran tamaño y su piel de 10 cm de espesor, más gruesa que la piel de un elefante, hacen que el tiburón ballena no tenga enemigos naturales en el mar.

La falta de grasa lo aleja de los intereses de las flotas balleneras y su gran porte es un problema para los pescadores artesanales. Es por eso que este gigante se mueve tranquilamente cerca de la superficie sin mayores temores. El encuentro con un tiburón ballena es una delicia para los buceadores de snorkel o de tanque, ya que es una animal sumamente curioso que permite al hombre acercarse hasta tocarlo e incluso le permite colgarse de sus aletas en un improvisado paseo submarino.

«No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no se conoce»