Saltar al contenido

Reproducción segura Acerca de la reproducción de los tiburones

Reproducción de los tiburones

El éxito poblacional de los tiburones se debe, sin duda, a un excelente método de reproducción. En la mayoría de los peces la hembra coloca los huevos sobre el fondo para que el macho los fecunde, eso hace que muchos huevos se pierdan al ser comidos por predadores. El tiburón en cambio tiene fecundación interna.

Teniendo en cuenta el tamaño y la forma de estos animales, la introducción de pterigopodio (pene) del macho en la hembra no es sencilla. Es por eso que la naturaleza proveyó a los machos de dos pterigopodios para que la acción de cópula sea más viable. El macho va a introducir en la hembra un sólo pterigopodio dependiendo del lado en que ésta se encuentre.

Estos órganos son, además, retráctiles permitiendo que gire sobre su base y facilitando la introducción del mismo. La cópula puede durar de diez segundos a dos horas dependiendo de la especie. De un tiburón tigre de 350 kilogramos se han extraído casi cuatro litros de líquido seminal lo que aseguraría el éxito del acto.

Al haber cópula debe haber un cortejo. Durante este cortejo los machos nadan pegados a las cloacas de las hembras mordisqueando sus flancos y aletas pectorales lo que causa en las hembras heridas que se convertirán en cicatrices muy profundas. A pesar de lo que se podría creer, esto predispone a las hembras para copular. Finalmente, el macho muerde fuertemente la aleta pectoral de la hembra, se cree que para sujetarse y asegurar la inserción de pteregopodio. El período de gestación va a durar, dependiendo de la especie, de nueve a veintidos meses.

«No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no se conoce»