Saltar al contenido

Beber en el desierto

Lobo marino

Los lobos marinos son mamíferos que adaptaron su vida al mar donde pasan gran parte de su tiempo. Pero algunos aspectos fundamentales de su vida como la cópula y el parto están ligados a la tierra firme. Con ese objetivo es común encontrarlos en las costas patagónicas formando concentraciones a veces muy numerosas.

Pero ¿cómo hacen estos animales que dividen su tiempo entre el agua helada y el seco desierto para mantener su temperatura corporal dentro de los límites aceptables? ¿de dónde obtienen el agua dulce, indispensable para la supervivencia? Los pacientes científicos han logrado, en estudios recientes descifrar estas incógnitas.

Las arteriolas que llevan la sangre a la piel se ocluyen cuando el animal está expuesto al frío, entonces, aislado por la importante capa de grasa , el calor se mantiene a pesar de las aguas heladas. Pero cuando el animal está expuesto al sol, en la orilla, debe perder calor por irradiación, entonces las arteriolas se dilatan y la sangre fluye a la superficie del cuerpo donde puede refrigerarse.

Antiguamente se creía que los pinnípedos obtenían el agua dulce de los peces que cazaban. Hoy se ha comprobado que, sencillamente toman agua de mar. Una glándula especial ubicada en los lagrimales absorbe y expulsa al exterior el exceso de sal que de otra manera elevaría peligrosamente el nivel de sal disuelta en la sangre. De esta forma lograron adaptar su vida terrestre a las zonas desérticas carentes de otros mamíferos predadores justamente por la falta de agua dulce. Dos ingeniosas soluciones que les permiten dormir tranquilos tomando el sol en las playas.

«No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no se conoce»