Saltar al contenido

El protector

Langosta marina

Si los animales marinos no tuvieran algún tipo de comunicación tanto el acoplamiento como la reproducción serían totalmente fortuitos y eso podría acarrear, incluso la extinción de la especie. Es indispensable, entonces, que el macho y la hembra de una determinada especie posean señales claras para saber que el momento de la cópula ha llegado para poder sincronizar el encuentro.

Muchas veces esta comunicación está basada en olores, un rastro en el agua que el macho puede seguir hasta encontrar a la hembra dispuesta. Las feromonas generan aromas sutiles emitidos por ciertas especies para que los capten sus posibles compañeros sexuales.

Entre las langostas, las feromonas emitidas por las hembras se identifican con la hormona responsable de la muda del caparazón. Cuando el animal crece necesita cambiar de caparazón ya que esta coraza protectora por ser rígida va a impedir el normal desarrollo del cuerpo. El problema es que hay un momento de gran vulnerabilidad entre la hembra pierde el viejo caparazón y endurece el nuevo. En ese momento sería una presa fácil para los atentos depredadores que la encontrarían sin protección alguna.

Es por eso que la hembra comienza a liberar feromonas en el momento en que la muda está por producirse, los machos comienzan a acercarse a ella atraídos por el olor. La hembra aún acorazada tiene tiempo para elegir al macho adecuado y rechazar a los demás, así como también defenderse de los depredadores atraídos por la misma sustancia. Una vez elegido el macho éste espera al momento en que haya perdido el caparazón, entonces se monta sobre ella y la abraza con sus fuertes patas protegiéndola con su propio caparazón y sus antenas de los posibles atacantes. El macho permanecerá en esta posición hasta que empiece a formarse un nuevo caparazón que proteja nuevamente a la hembra.

De este modo el macho estará protegiendo a la hembra y a los huevos fecundados que ella lleva consigo contribuyendo por partida doble a la preservación de la especie. En muchas especies animales el macho, tal vez por ser el más fuerte, suele adoptar una posición defensiva de la hembra y la prole ante el ataque de posibles depredadores. De hecho cuando el macho muda su propio caparazón lo hace en otra época diferente y en este caso no cuenta con ayuda, solo se refugia en la protección de una cueva hasta que el nuevo caparazón se endurece.

Desde que el tiempo es tiempo muchos animales han seguido la ruta de las feromonas que los guían hacia las hembras garantizando el sagrado ciclo de la vida. Pero el mar que los cobijó ya no es el mismo mar. El anciano mar ha sufrido más cambios en los últimos 50 años que en los anteriores 50.000. Hoy la contaminación traza otras rutas de olor, rutas de muerte que confunden a los animales acarreándolos a la extinción. Cruel destino el del hombre que no entienda que su existencia está ligada a la de los otros animales, cruel destino el del soberbio que no entienda el equilibrio de la vida.

«No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no se conoce»