Saltar al contenido

Dientes seductores

Barracuda

Llegada la época de celo, las hembras de todas las especies tendrán el arduo trabajo de elegir a quien será el padre de sus hijos. De ninguna manera se trata de una tarea sencilla. Las hembras deberán elegir a un macho fuerte y sano que asegure la salud de las futuras crías. Esto hace que la hembra no tenga ningún apuro por copular y se tome su tiempo esperando ser seducida.

En tierra, el pavo real extenderá sus plumas tratando de deslumbrar a las hembras, pero debajo del agua las reglas son diferentes y la fortaleza es la base de la supervivencia. Entre las barracudas, al llegar la época de celo, los machos nadarán al lado de las hembras mostrándoles los dientes. Incluso hay momentos en que el cortejo tiene gusto a amenaza cuando el macho, con la boca abierta hace ademanes de intentar morderla. Tal vez, entre las barracudas mostrar una buena dentadura esté relacionado con una buena alimentación, lo que indicaría un cazador más exitoso y por lo tanto mejor dotado.

Los tiburones, en tanto, prefieren pasar a los hechos. Los machos nadan durante horas pegados a las hembras en celo a las que lastiman con sus dientes en sus flancos, concretamente en las branquias y las aletas pectorales. En realidad los tiburones no muerden a las hembras si no que utilizan su mandíbula superior como si fuera una navaja, provocando pequeños y profundos tajos en los flancos de las hembras. Tal vez este sea un método de seducción basado en la violencia, lo que podría demostrar a la hembra la gran agresividad de un macho fuerte. Pero también cabe la posibilidad que este sea un método para agotar a la hembra y hacerla perder fuerza para luego poseerla más fácilmente.

Obviamente este método de seducción vierte gran cantidad de sangre en el mar y teniendo en cuenta que la sangre incita al ataque de los tiburones, no sería ilógico preguntarse por qué el macho no termina mordiendo a la hembra y alimentándose con ella. Afortunadamente para las futuras madres de tiburones, sus períodos de celo desatan en los machos una reacción de «no alimentación» e ingresan en un breve período de ayuno, de hecho no se ve a tiburones cazando y alimentándose en zonas de reproducción. Para evitar que las heridas causadas lastimen seriamente a las hembras, ellas han desarrollado un tejido de piel más grueso en los lugares que suele elegir el macho como blanco durante su acto de seducción.

En un entorno de violencia, donde se requiere matar para vivir, resulta lógico que sea la violencia el medio más efectivo de seducción. El macho más apto, en el campo de la supervivencia, será siempre el elegido por la hembra que desea crías sanas que aseguren la continuidad de la especie.

«No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no se conoce»