Saltar al contenido

Los invertebrados

Medusa

De todos los animales que habitan la tierra sólo un grupo, los cordados, se caracteriza por poseer a lo largo del cuerpo, en la zona dorsal, un cordón flexible, llamado notocordio, que sirve como esqueleto interno. Los demás animales no pueden agruparse en un subreino porque están separados por importantes diferencias. De todos modos, se los puede considerar juntos, en función de su carencia de notocordio.

Esponjas, medusas y gusanos

Los poríferos comprenden varias especies de esponjas. Son animales generalmente marinos, con cuerpos perforados por numerosos poros, a través de los cuales reciben agua y partículas de alimentos. Sus tamaños y formas son muy variados; viven adheridos a las rocas, solitarios o agrupados en colonias; se conocen unas 5.000 especies.

Los cnidarios (medusas o aguas vivas, anémonas de mar, corales), asumen durante su vida dos formas diferentes: medusa, que navega libremente, y pólipo, que se fija a las rocas y forma a veces grandes colonias. Son animales con simetría radial, es decir que las partes del cuerpo están dispuestas alrededor de un eje central. Poseen una sola cavidad donde ingresa y es digerido el alimento, y cuerpo gelatinoso, por lo común blando y transparente. Son carnívoros y captan su presa con los tentáculos que poseen alrededor de su boca. Los tentáculos tienen células llamadas cnidocitos, que contienen cápsulas con filamentos venenosos; con ellos pueden enlazar la presa, arponearla o paralizarla. Hay 9.000 especies conocidas.

Los platelmintos, o gusanos planos, tienen simetría bilateral (el cuerpo se organiza en dos mitades, derecha e izquierda). Casi todos son hermafroditas, es decir que un mismo individuo posee órganos reproductores masculinos y femeninos. No tienen aparato circulatorio ni respiratorio. Muchas formas son parásitas, como la tenia o lombriz solitaria, y la tenia del perro.

Los cnidarios son animales acuáticos, en su mayoría marinos. Componen tres clases: antozoos (en forma de pólipo), escifozoos (en forma de medusa) e hidrozoos (generalmente en forma de pólipos),

Los moluscos

Los moluscos tienen cuerpo blando, un corazón con tres cámaras y el cuerpo dividido en tres partes: cabeza, manto y pie muscular. El corazón bombea la sangre -incolora, rojiza o azulada- a todo el cuerpo. La presencia del caparazón es propia tanto de especies acuáticas como terrestres; se forma con una sustancia petrificadora que es segregada por el manto. De las siete clases en que pueden dividirse los moluscos las tres más importantes son los bivalvos (ostras, mejillones, almejas), los gasterópodos (caracoles y babosas) y los cefalópodos (calamares y pulpos). Se conocen 47.000 especies vivientes y 35.000 fósiles.

Los cefalópodos carecen de caparazón, pero tienen tentáculos, cuyo número varía según la especie, y una glándula con un líquido oscuro o tinta, que el animal expulsa como medio de defensa.

Muchos moluscos cazan; otros, como los bivalvos, permanecen quietos, filtrando el agua y los nutrientes a través de las valvas. Hay especies unisexuales, bisexuales y hermafroditas (que poseen órganos masculinos y femeninos). En varias especies de caracoles, esas condiciones pueden darse sucesivamente en un mismo individuo.

Los anélidos

Los anélidos (lombrices de tierra) poseen cuerpos cilíndricos y con anillos. Hay 9.000 especies conocidas, algunas de ellas marinas. Su cuerpo tiene una serie de segmentos en forma de anillos.

La lombriz de tierra, que carece de ojos, se mueve por medio de contracciones musculares, ayudada por cerdas diminutas. Al tragar la tierra que encuentra a su paso labra galerías subterráneas que airean el suelo con beneficio para los vegetales. Es hermafrodita, se reproduce por huevos y constituye el alimento de muchas especies de aves, insectos y vertebrados anfibios.

Las sanguijuelas son algo diferentes de la mayoría de los anélidos. Se alimentan de sangre de vertebrados terrestres y acuáticos. Para eso poseen dos ventosas, una de las cuales utiliza para adherirse a su presa perforando la piel con sus tres mandíbulas. Pueden nadar en agua dulce o trasladarse en la tierra. Tienen cinco pares de ojos, son hermafroditas y se reproducen por huevos.

Pulpo

Los artrópodos

Los artrópodos contienen más de un millón de especies. Se dividen en nueve clases, entre las que se hallan los insectos (mosquitos), los arácnidos (escorpión), los miriápodos (ciempiés) y los crustáceos (bichos bolita).

Constituyen el grupo más grande del reino animal. Se conocen un millón y medio de especies, y muchos científicos piensan que puede haber 5.000.000. Se caracterizan por poseer un esqueleto exterior articulado, formado por una sustancia dura, la quitina. Tienen aparato digestivo y circulatorio, sexos diferenciados y órganos sensoriales muy desarrollados, en especial el tacto y la visión. Sus ojos pueden ser simples -ocelos- o compuestos -formados por ocelos- cuyo número puede ascender a millares.

La clase de los arácnidos comprende arañas, garrapatas, escorpiones; la de los crustáceos, cangrejos, langostas marinas y centollas; la de los quilópodos, ciempiés; la de los insectos (que por sí sola tiene más de un millón de especies), abejas, hormigas, avispas.

Los equinodermos

Los equinodermos (estrellas de mar, erizos, etc.) tienen simetría radial en su etapa adulta. Presentan un esqueleto interno formado por placas calcáreas (constituidas a base de óxido de calcio o cal). Ciertas formas presentan también una corteza dura, con espinas defensivas. Se conocen 6.000 especies vivas y 20.000 fósiles.

La estrella de mar, de aspecto tan inofensivo, es un gran predador. Se caracteriza por proyectar hacia fuera el estómago, de modo que sus jugos gástricos disuelven las partes blandas de las presas que captura. Si pierde alguno de sus brazos, puede regenerarlo.

Los equinodermos cuentan con 2.000 especies fósiles que se dividen en cinco clases: equinoideos (Erizos de mar), holoturoideos (pepino de mar), concentricicloideos (ofiuras), crinoideos (lirios) y esteleroideos (estrellas de mar).

Los hemicordados

Los hemicordados tienen el cuerpo dividido en tres regiones, con cordones nervioso dorsal y ventral que son característicos también de los equinodermos y de los cordados. Se registran sólo 80 especies, de la que la más conocida es la de los gusanos bellota o balanoglosos. En la escala de la evolución es probable que estos animales constituyan una forma intermedia entre los equinodermos y los cordados.

Escorpión