Saltar al contenido

Padres voraces

Pez Garibaldi

El Garibaldi, hermoso residente de los bosques de kelp de la costa de California, se reproduce entre marzo y julio. Para ello el macho construye un nido y se las ingenia para atraer a las hembras para que realicen la puesta. Después se dedica a cuidar los huevos, mueve continuamente sus aletas para renovar el agua y los protegen hasta que eclosionan. Pero, a veces, cuando las crías están por nacer, se las come.

Se ha encontrado una posible explicación a este insólito canibalismo en un pez que tanto protege la puesta. El Garibaldi macho, para asegurar la mayor descendencia procura atraer a su nido al máximo número de hembras para que pongan sus huevos. Pero, al parecer a éstas no les gusta realizar la puesta pegadas a la puesta de otra hembra. Entonces el macho en su afán de conseguir un mayor número de huevos, se come los huevos que están en el borde de la puesta anterior para que la otra hembra tenga lugar para desovar sin que las puestas se toquen o sea que sacrifica algunos para hacer un poco de lugar y lograr, entonces, muchas más crías.

«No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no se conoce»