barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -   aca
barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales - contacto
acerca de barrameda
un puente hacia contenidos originales...
 
 
Inicio
Principal
Noticias
Artculos
Colaboraciones
Blog
Puente Verde
Bsquedas
Registro
 
 
 
Inicio arrow Colaboraciones arrow El Protocolo de Kyoto arrow La hora de Kyoto viernes, 29 de septiembre de 2023
 
 

Ingresa el texto en la caja de búsqueda y luego pulsa Enter
Encuesta
El Protocolo de Kyoto...
 
Nube de tags

cambio climtico extincin contaminacin aumento peligro energa emisiones deforestacin especies dixido de carbono calentamiento global biodiversidad animales consumo bosques argentina nivel temperatura reduccin explotacin recursos calentamiento cambio inundaciones clima medio ambiente kyoto ecologa climtico protocolo global caza animal CO2 caracoles

Powered by RafCloud 2.0.2
Sindicacin
 
 

La hora de Kyoto Imprimir E-Mail
Calificacin del usuario: / 2
MaloBueno 
Publicado por igo Herraiz   
sbado, 07 de mayo de 2005
El Protocolo de Kyoto es una realidad desde el pasado 16 de febrero. Con su entrada en vigor, el compromiso de los países industrializados de reducir sus emisiones de gases que contribuyen al calentamiento del planeta un 5 por ciento por debajo de los niveles de 1990 para el período 2008-2012, pasó a ser una obligación legal.

Ha llevado más de siete años, el tiempo transcurrido desde que se adoptara el documento en la ciudad japonesa que le ha dado nombre, cumplir con los requisitos indispensables para hacerlo posible.

Hacía falta que lo ratificara un mínimo de 55 países, cuyas emisiones conjuntas representaran el 55 por ciento de la polución mundial en 1990 y, al final, la llave la ha tenido Rusia. Con Estados Unidos, el mayor contaminador global, fuera del tratado, la adhesión de Moscú, que emitía el 17,4 por ciento de los gases contaminantes, ha permitido el despegue de Kyoto, después de que 136 países, que sumaban un 44,2 por ciento de las emisiones globales, lo hubieran ratificado previamente.

El camino que ha conducido a la entrada en vigor del primer tratado mundial para limitar la contaminación causante del cambio climático ha sido largo y lleno de obstáculos. La primera muestra de preocupación a escala mundial por este fenómeno de consecuencias imprevisibles se produjo en 1992 con la adopción del Convenio Marco de la ONU sobre cambio climático. En él se inscribe el Protocolo de Kyoto, cuyo texto fue adoptado en diciembre de 1997 y abierto meses más tarde para su firma. Desde entonces Kyoto ha sufrido constantes varapalos. El más serio de ellos en 2001, cuando Washington se desmarcó de la iniciativa, y aunque ese mismo año se consiguió que el tratado saliera a flote de las conferencias de Bonn y Marrakech, fue, para muchos, a un precio muy alto.

Ambos encuentros sirvieron para crear la arquitectura fundamental del Protocolo: se ultimaron sus detalles legales y de funcionamiento y se abrió la puerta hacia su ratificación. Pero también sirvieron para consolidar e introducir algunos de los puntos más controvertidos del tratado: toda una serie de mecanismos que permitirán a los participantes deducir parte de las emisiones en sus países de origen.

Es el caso, entre otros, del "comercio de emisiones" y de los "sumideros". El primero ofrece a los países industrializados la posibilidad de comprar su derecho a contaminar. En el supuesto de que superen su cupo de emisiones podrán evadir las sanciones comprando el equivalente a su exceso de contaminación a aquellos países que emitan gases por debajo de sus obligaciones. El segundo permite descontar de las emisiones el carbono absorbido por los sumideros como los bosques, tierras de cultivo u océanos.

Los dos mecanismos han recibido duras críticas. El "comercio de emisiones" porque va en contra del espíritu de Kyoto, al consentir que los países que puedan permitírselo sigan contaminando sin tener que hacer mayor esfuerzo por la conservación del planeta. En cuanto a los "sumideros", es la propia comunidad científica la que se ve incapaz de precisar cuanto CO2 absorbe un hectárea de bosque, lo mismo que de estimar cuánto se libera con la tala, los incendios o la recogida de la cosecha. Las organizaciones ecologistas sostienen además que los "sumideros" hacen un flaco favor a la biodiversidad, puesto que estimulan la plantación de grandes extensiones de especies forestales de rápido crecimiento en detrimento de las autóctonas. Por otro lado, estudios recientes han demostrado que la capacidad de los océanos para absorber el carbono está disminuyendo debido a los cambios en las precipitaciones y a la evaporación.

Estas limitaciones han hecho que aumenten las dudas ya existentes sobre el verdadero alcance de Kyoto como medida para frenar el calentamiento del planeta. Expertos en clima vienen diciendo desde hace tiempo que su impacto será prácticamente nulo. La mayoría coincide en que para evitar las peores consecuencias del cambio climático haría falta una reducción del 60 por ciento de las emisiones de gases globales, una cifra muy por encima del recorte del 5 por ciento que exige el Protocolo. Con todo, lejos de considerarlo inútil, lo valoran como un importante marco de trabajo para futuras negociaciones que, si fracasara, llevaría otra década reconstruirlo.

A la hora de prever la futura repercusión que pueda tener el Protocolo, otro factor a tener en cuenta es el potencial contaminador de países superpoblados y de rápido crecimiento económico como China e India. Los dos lo han ratificado, pero, tratándose de países en vías de desarrollo, no están obligados a cumplir sus obligaciones, a pesar de que son países llamados a rivalizar con Estados Unidos en poderío contaminante.

Descafeinado o inservible, revolucionario o esperanzador. Lo llamemos como lo llamemos, Kyoto puede ser considerado el primer tratado ecológico mundial y ha llegado su hora.
Fuente: Agencia de Información Solidaria

Slo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valdate o regstrate.

Comentario[s]
"tucui" globautopia@yahoo.es
Escrito por Invitado el 2005-05-11 20:50:53
En tiempo reciente asistiamos a indigenas pemones en su lucha contra el tendido electrico por la Gran Sabana hacia Brasil, el cual fue construido paradojicamente por el gobierno "revolucionario" de Chavez (inaugurdado luego por l, Fidel Castro y el anterior presidente brasileo). 
Los indigenas nos decian que ellos se consideraban como el "tucui", colibr en pemon, el cual va de flor en flor, toma lo que necesita y no destruye la flor. Esto encierra una gran sabiduria, una gran filosofia, una cosmovision de respeto por la naturaleza. Occidente ha creado su civilizacion sobre la base de lo contrario: el dominio de la naturaleza, llevandola a su destruccion. 
Tenemos que crear una nueva civilizacion en la cual todos seamos TUCUIS. 
El alcance de Kyoto con los gringos afuera es muy limitado.


 
< Anterior

 
 
Google
 
Web en.barrameda.com.ar
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra| Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology?

 
 

barrameda v2.3
Aviso Legal

website statistics
cargando el contenido