barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -   aca
barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales - contacto
acerca de barrameda
un puente hacia contenidos originales...
 
 
Inicio
Principal
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Puente Verde
Contacto
Búsquedas
Registro
 
 
 
Inicio arrow Noticias arrow Setiembre 2005 arrow Hidrógeno: ¿energía del futuro? lunes, 08 de agosto de 2022
 
 

Ingresa el texto en la caja de búsqueda y luego pulsa Enter
Encuesta
Nube de tags

cambio climático extinción contaminación aumento peligro energía emisiones deforestación especies dióxido de carbono calentamiento global biodiversidad animales consumo bosques argentina nivel temperatura reducción explotación recursos calentamiento cambio inundaciones clima medio ambiente kyoto ecología climático protocolo global caza animal CO2 caracoles

Powered by RafCloud 2.0.2
Sindicación
 
 

Hidrógeno: ¿energía del futuro? Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 9
MaloBueno 
Publicado por Administrador   
viernes, 09 de septiembre de 2005
Átomo de hidrógenoEn un momento de grave crisis energética mundial, en que las fuentes de los recursos fósiles nos llevan a una peligrosa crisis climática y además escasean y, por ello, provocan guerras, y en que el uso de las energías renovables apenas está empezando, el hidrógeno podría aparecer como la gran solución de futuro. ¿Por qué? Básicamente por tres razones:

1) Es el elemento más abundante del Universo, y en nuestro planeta lo tenemos en cantidad, y de manera renovable, porque forma parte del agua.

2) Al ser un elemento simple, su combustión es completa y no genera residuos, o sea no contamina.

3) Es la fuente de energía naturalmente ideal, puesto que es el combustible del sol y de las estrellas.

Esta perspectiva queda bruscamente frenada por el hecho de que no se nos presenta en la Naturaleza de una manera libre, sino formando parte de compuestos. Por lo tanto hay que "producirlo" (en el sentido de separarlo, mediante reacciones químicas), y para producirlo hay que invertir energía. Y, en todos los casos conocidos e investigados hasta ahora, hace falta una cantidad de energía "superior" a aquella que podríamos obtener. Es decir: es un mal negocio.

El hidrógeno se obtiene actualmente del metano presente en el gas natural, o bien de gases residuales de algunos procesos industriales o bien de la electrólisis o división química del agua. En el caso del metano, el rendimiento neto de la conversión de una energía en otra suele ser del 65 por 100. Porque, aunque el valor energético del hidrógeno es superior al del gas natural invertido, la aplicación de energía extra para hacer funcionar el transformador que realiza la reacción cambia totalmente la balanza. (Y este rendimiento es todavía peor si se considera la pérdida de energía en la transformación de gas natural en metano.) Total: una ruina.

Este rendimiento puede ser mejor con la electrólisis del agua, porque, según los procedimientos utilizados, oscila entre el 65 por 100 y el 85 por 100. Pero sigue siendo desfavorable. Por ejemplo, para obtener 1.000 kilovatios/hora de hidrógeno, hay que aplicar 1.300 kilovatios/hora de electricidad. Además, a causa de otras razones concurrentes, resulta que el hidrógeno obtenido del agua es más de tres veces más caro que el obtenido del metano. Es por ello que se usa, de hecho, con preferencia el metano.

Si la energía aplicada para obtener la reacción química es "sucia" (petróleo, gas, electricidad de origen nuclear), o sea, si para obtener una energía limpia tenemos que gastar una energía sucia, claro está que para este viaje no necesitábamos alforjas. El CO2 que no se expandiera sobre la carretera se soltaría sobre la planta de producción de hidrógeno, o lo cambiaríamos por la radiactividad y el peligro de las nucleares, y estaríamos a las mismas.

Parece, por lo tanto, que la única posibilidad "pensable" (pero todavía no realizable) sobre el hidrógeno sería su producción a partir del agua y usando electricidad de origen solar o eólico. Es lo que se denomina "hidrógeno solar". Y con el fin de ser utilizado en el funcionamiento de vehículos.

Pero con dos reservas. Primera: hace falta una tecnología mucho más avanzada, para que sea más rentable. Por ejemplo, con la tecnología actual, se dice que, si se instalaran unos enormes colectores solares en el Sahara, para trasladar la energía obtenida a Europa, sólo una parte muy pequeña (un 5 por 100) de la energía captada del sol llegaría a destino. Y estas instalaciones costarían 50 veces más que unas instalaciones de carbón para obtener la misma cantidad de energía.

La segunda reserva es si valdría la pena usar hidrógeno (incluso de origen solar) o sería mejor utilizar directamente la electricidad. Como el transporte directo de este gas es muy complicado (ocupa mucho volumen, y esto se corrige licuándolo o comprimiéndolo, pero las dos opciones encarecen todavía más el proceso), la solución más practicable sería su uso en pilas o "células", las cuales desprenderían electricidad para hacer funcionar un motor eléctrico del coche, del camión o del autocar. Ahora bien: con la secuencia de producir electricidad solar, utilizarla en el proceso de electrólisis del agua por obtener hidrógeno, poner éste en pilas y, dentro el vehículo, volverlo a transformar en electricidad, ¿no sería más racional producir directamente y utilizar pilas eléctricas para los vehículos?

Pero todavía queda otra opción (de futuro). Con esta posible secuencia electricidad-hidrógeno-electricidad, el hidrógeno hace (o puede hacer) la función de almacenamiento de la energía eléctrica, de cara a su transporte. Transportado a mucha distancia con gasoductos, e introducido después en pilas, podría eliminar las peligrosas y odiadas torres y líneas eléctricas de alta tensión.

Sin embargo, en este punto, tenemos que recordar que hay que defender, no tan sólo un sistema de energía limpia, no contaminante, sino también un sistema de producción y uso de la energía local, autónomo, libre del control de grandes empresas. Con procesos de transmisión sólo para los núcleos urbanos mayores.

En conclusión: el hidrógeno, pese a ser la fuente de energía ideal, sólo es una "posible" y no demasiado probable opción energética de futuro. Por ahora, se utiliza de forma masiva en los transbordadores espaciales, tanto quemandolo directamente para la propulsión, como en pilas para el uso eléctrico dentro de la nave.
Antoni Ferret
Fuente: Kaos en la red
El último comentario se muestra en esta página, los anteriores podrás leerlos en las páginas subsiguientes:

Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valídate o regístrate.

Comentario[s]
Hidrógeno: ¿energía del futuro?
Escrito por Horacio Rolando Ronchi el 2005-09-18 11:43:28
Excelente por lo clarificador. 
Creo que un tema importante es la recuperación de la energía de los propios medios de transporte, a través de generadores eléctricos en los frenos de los vehículos, obviamente utilizando estos también motores eléctricos. Estas soluciones se están estudiando y podrían reducir en forma significativa el uso de energía. 
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla


 
< Anterior   Siguiente >

 
 
Google
 
Web en.barrameda.com.ar
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra| Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology?

 
 

barrameda v2.3
Aviso Legal

website statistics
cargando el contenido