barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -   aca
barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales - contacto
acerca de barrameda
un puente hacia contenidos originales...
 
 
Inicio
Principal
Noticias
Artculos
Colaboraciones
Puente Verde
Contacto
Bsquedas
Registro
 
 
 
Inicio arrow Colaboraciones arrow Inters general arrow El Planeta amenazado martes, 04 de octubre de 2022
 
 

Ingresa el texto en la caja de búsqueda y luego pulsa Enter
Encuesta
El Protocolo de Kyoto...
 
Nube de tags

cambio climtico extincin contaminacin aumento peligro energa emisiones deforestacin especies dixido de carbono calentamiento global biodiversidad animales consumo bosques argentina nivel temperatura reduccin explotacin recursos calentamiento cambio inundaciones clima medio ambiente kyoto ecologa climtico protocolo global caza animal CO2 caracoles

Powered by RafCloud 2.0.2
Sindicacin
 
 

El Planeta amenazado Imprimir E-Mail
Calificacin del usuario: / 6
MaloBueno 
Publicado por Benito A. de la Morena   
domingo, 24 de julio de 2005
Delicado equilibrioRecientemente la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza informó que el  25 % de los animales vertebrados y el  10 % de la flora conocida está en peligro de extinción, y no se trata sólo de plantas  exóticas y animales extraños, ¡NO!, nos estamos refiriendo al 14 % de las rosas conocidas, el 29 % de las palmeras, a cerca de 209 especímenes de la flora española  que pueden desaparecer próximamente, al igual que el lince, oso pardo, águila real, quebrantahuesos, los tigres, la ardilla, tipos de ranas, el lobo o el esturión entre otras especies animales y con ello, este gran depredador que es el ser "humano", perderá los recursos que la riqueza biológica de los ecosistemas genera para uso en "su" alimentación y  en la fabricación de "sus" medicamentos, provocando nuevas enfermedades al romper el equilibrio vital de la vida y dañar sensiblemente el intercambio energético que se mantiene entre el agua, la tierra y la atmósfera.

Dos de las mayores compañías  petroleras del mundo han anunciado millonarias inversiones en energías fotovoltaicas  y eólicas para la próxima década, mensaje esperanzador que supondría el inicio del uso "real" de las energías alternativas frente a los combustibles contaminantes tradicionales que emiten dióxido de carbono intensificando el efecto invernadero, pero ese gran objetivo aún se encuentra lejano si consideramos que el parque móvil actual del planeta se cifra en 510 millones de vehículos y que entre dichos vehículos y las centrales eléctricas emitieron 6.500 millones de toneladas de dióxido de carbono  a una atmósfera cada vez mas deteriorada y a la que limitamos su capacidad de regeneración natural cuando eliminamos las grandes masas forestales   con incendios y talas abusivas, impidiendo el intercambio natural del oxígeno. El pasado año desaparecieron 16 millones de hectáreas de bosque y, en los últimos 15 años, la superficie forestal perdida en el planeta fue equivalente a cuatro veces la superficie de España.

El concepto de la biodiversidad ya no suena extrañó en los sectores pre y universitarios, y aumentan los grupos de jóvenes que aspiran a convivir dentro de una diversidad biológica que agrupa  a todas las especies naturales del planeta, oponiéndose frontalmente al riesgo de las energías nucleares que, tan grandes beneficios han generado, pero tras las que subyace la reciente tragedia de Chernobil, y miran hacia otras energías. El hidrógeno como combustible alternativo a la gasolina empieza ya a ser una realidad a nuestro alcance, y la energía solar calienta ya muchos hogares y da energía eléctrica limpia y sin contaminación.

Decía Barry Commoner en su libro titulado  "En paz con el planeta" (1990), que:
"La eliminación de las sustancias contaminantes sólo es posible actuando en el origen del proceso de producción; una vez generadas, es demasiado tarde". Quizás un caso de más fácil comprensión sea la de los "residuos".

Cuando aparecen los problemas de espacio y comenzamos a tener conocimiento de las características persistentes, bioacumulativas y tóxicas de los componentes de los residuos, se empieza a considerar la urgente necesidad de controlarlos.
    
El "principio de asimilación" nos recuerda que :

◊ ... el medio ambiente tiene capacidad para asimilar una cantidad determinada de contaminantes sin que se produzcan efectos negativos sobre el mismo...

◊ Esa cantidad "aceptable",  fijada según los conocimientos científicos disponibles sobre sus efectos,  a pesar de la aplicación de los costosos,  y tecnológicamente complejos programas de gestión, no han podido aliviar en los últimos años el incremento de la carga de contaminantes y la consiguiente degradación del entorno, dado que debido a la complejidad de la composición de los residuos de las  industrias sólo unas decenas de contaminantes están regulados por las normativas. Otros cientos de sustancias son ignoradas y la información sobre persistencia, bioacumulación y toxicidad de los contaminantes es muy limitada desconociéndose  por completo los efectos que sobre el medio ambiente, ciudadanos y bienes de consumo tienen estas mezcla de sustancias que sinergicamente interaccionan. Los estudios epidemiológicos nos dirán sus efectos y consecuencias, pero aún no sabemos como evitarlo. Veamos unos ejemplos:

◊  "Un metal pesado presente en unas aguas residuales quedará en los filtros de la depuradora, convirtiéndose en un contaminante sólido. Si éste filtro se incinera, una parte se emitirá por la chimenea convirtiéndose en un contaminante atmosférico.

◊ Algunos métodos de tratamiento, como la incineración, generan nuevos contaminantes que son incluso más tóxicos que los residuos que tratan y no pueden evitar que más tarde o más temprano lleguen al medio ambiente.

◊ Otro aspecto preocupante que se observa es el espíritu mercantilista que lo rodea. Los residuos, ya sean tóxicos o no, son considerados como mercancías cuya gestión y tratamiento genera grandes beneficios. Las empresas pagan a los gestores para librarse de sus residuos y de la responsabilidad asociada a su generación. Así, el tráfico de residuos pasa a ser una actividad lícita, y ante la inoperancia de los sistemas de gestión para eliminar los contaminantes, los países con legislaciones ambientales más estrictas, como Alemania, se convierten en grandes exportadores de residuos.

◊ La Prevención es la única respuesta aceptable

Otras posturas consideran inevitable bajo cualquier punto de vista la generación de residuos pese a la adopción de medidas correctoras en las industrias cada vez más estrictas. La Prevención, niega esa inevitabilidad y replantea la pregunta de la que parte toda política de residuos. Ya no será ¿Qué hacemos con los residuos? Si no, ¿Qué podemos hacer para no generar residuos?

Afortunadamente el nivel de escolaridad va en aumento y, con ello, la posibilidad  de generar y gestionar recursos formativos e informativos orientados a conseguir que las personas tomen conciencia de los problemas ambientales y propiciar un cambio de actitud que favorezca la conservación de los entornos naturales y contribuya a mejorarla calidad de vida", algo que no es mas que establecer una convivencia equilibrada entre las especies naturales incluido el ser humano, que habita nuestro "planeta azul".

Para conseguir un sentimiento generalizado de la población en esa dirección, es evidente que resulta imprescindible que ésta sea propiciada desde las instituciones del Estado central, autonómico y local, de forma coordinada y bajo unas directrices preestablecidas en las que, contemplando su necesaria adaptación a la realidad económica, social e ideológica de cada sociedad, podamos tomar conciencia de las repercusiones de nuestras formas de vida sobre otros ecosistemas e intentar aplicarlo en las formas de gestión de las diferentes políticas sectoriales en los ámbitos regional, nacional e internacional. Con ello podríamos aspirar a estimular la participación social tan necesaria cuando se tiene que tomar decisiones para la conservación y mejora del medio natural.

La educación ambiental debería ser la "piedra de toque" que despierte nuestras conciencias de una forma natural e intuitiva para evitar desastres como el del Parque Nacional de  Doñana, el día 25 de abril de 1998, en el que determinados técnicos, directivos y políticos de la administración medioambiental de la Junta de Andalucía, no dieron la importancia debida a las medidas preventivas que debían implantarse en el embalse de Aznalcollar, convirtiéndose en culpables indirecto del vertido de miles y miles de toneladas de residuos tóxico hacia las aguas del Parque, ante la rotura de la presa de contención que las albergaba los líquidos contaminantes. Un desastre ambiental por el que la empresa minera propietaria, la sueca Boliden, aún no ha pagado.

La educación ambiental debe ser algo mas que bellas palabras en bocas de políticos insensibles, no debemos orientarla sólo para mantener limpias nuestras calles, depositar selectivamente los residuos sólidos en los contenedores adecuados, o controlar el gasto inútil de ese preciado liquido que llamamos agua. No podemos caer en el equívoco de usa ese término para librar a nuestras conciencias del peso de una responsabilidad que adquirimos con el planeta Tierra cuando nacemos.

Por  ello, en los albores de este siglo XXI que estamos comenzando, los objetivos que se han marcado sólo deberían de pertenecer a las actuales generaciones de jóvenes de todo el planeta, sin distinción de sexo, raza u opinión,  pero para poder conseguirlo, tenemos primero que formarnos moral, humana y académicamente, y si no lo hacemos así, estaremos integrándonos en esos sectores del genero humano que poseídos de avariciosa ambición y predicando falsedad, han sido capaces, en tan sólo un siglo, de poner en evidente riesgo la vida de un planeta milenario, nuestra "vieja" Tierra, y de los seres  que la habitan.
Benito A. de la Morena
especial para barrameda.com.ar
El último comentario se muestra en esta página, los anteriores podrás leerlos en las páginas subsiguientes:

Slo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valdate o regstrate.

Comentario[s]
Escrito por Invitado el 2005-07-27 12:15:12
Todo esto est muy bien Benito, pero seamos realistas, estamos a aos luz de conseguir una mnima conciencia ambiental en las nuevas generaciones. Si ni siquiera ya les transmitimos conciencia social. Soy jven an, y ya me veo desfasado cuando observo cmo se estn criando a nuestros hijos; sin faltarles de nada, excepto el respeto por cuanto les rodea. Siento ser pesimista, pero poca fe tengo en que esto mejore a corto plazo. Ojal las generaciones del futuro (me refiero a menores de 20 aos) pensaran como nosotros.


 
< Anterior   Siguiente >

 
 
Google
 
Web en.barrameda.com.ar
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra| Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology?

 
 

barrameda v2.3
Aviso Legal

website statistics
cargando el contenido