barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -   aca
barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales - contacto
acerca de barrameda
un puente hacia contenidos originales...
 
 
Inicio
Principal
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Puente Verde
Contacto
Búsquedas
Registro
 
 
 
Inicio arrow Artículos arrow Artículos arrow El legado tóxico de la Revolución Industrial viernes, 24 de septiembre de 2021
 
 

Ingresa el texto en la caja de búsqueda y luego pulsa Enter
Nube de tags

cambio climático extinción contaminación aumento peligro energía emisiones deforestación especies dióxido de carbono calentamiento global biodiversidad animales consumo bosques argentina nivel temperatura reducción recursos explotación cambio calentamiento inundaciones clima medio ambiente kyoto ecología climático protocolo global CO2 caza animal caracoles

Powered by RafCloud 2.0.2
Sindicación
 
 

El legado tóxico de la Revolución Industrial Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 25
MaloBueno 
Artículos - Artículos
Publicado por Administrador   
jueves, 30 de agosto de 2012
Revolución industrial La Revolución Industrial impulsada por Inglaterra en el siglo XIX es considerada como uno de los hitos que generó los mayores cambios tecnológicos, económicos, sociológicos y culturales en la historia de la humanidad.

Pero esta transformación profunda en la producción de bienes trajo aparejados un sinnúmero de problemas ambientales cuyos efectos perduran hasta la fecha y que los científicos siguen tratando de revertir.

Según los expertos, los metales como el plomo o el estaño continúan desprendiéndose de las minas y contaminando fuentes de agua potable, envenenando ríos, contribuyendo al cambio climático y afectando grandes áreas del paisaje.

“A menos que hagamos algo”, dijo el especialista en contaminación minera de la Agencia Medioambiental del Reino Unido Hugh Potter, “sentiremos el impacto por muchos años más”.

Recuperar la biodiversidad

En la actualidad se están llevado a cabo una serie de proyectos para reparar daños históricos.

Uno de ellos tiene lugar en las llanuras anegadizas de Bleaklow, en el norte de Inglaterra. En esta región, la contaminación provocada por las antiguas fábricas hizo que la turba se tornase más ácida que el jugo de limón.

“Fue un desastre ambiental”, asegura Chris Dean, director de la iniciativa que busca reparar 44 kilómetros de turba arruinada por más de 150 años de lluvia ácida.

Estas precipitaciones, contaminadas con el humo expulsado por las chimeneas de las fábricas, “acabaron rápidamente con el musgo que protege a la turba”, explica Dean.

Al quedar sin cobertura, la tierra es erosionada y los sedimentos son arrastrados a las reservas de agua, por lo que las compañías encargadas de las plantas de tratamiento de agua deben gastar grandes sumas de dinero para filtrarla y hacerla potable.

Cuando están en buenas condiciones, los páramos son muy absorbentes. Actúan a modo de esponja y evitan las inundaciones. Al estar dañados, el agua se escurre fácilmente.

Estos páramos de turba son además uno de los mayores reservorios de carbono en el Reino Unido. Si se erosionan, el carbono se libera en el aire como dióxido de carbono, uno de los gases que contribuyen en mayor medida al efecto invernadero.

“Algunas zonas están demasiado dañadas para recuperarlas por completo. Pero hemos hecho grandes progresos y podemos lograr que algunas áreas sean mucho más biodiversas y que los ecosistemas vuelvan a brindar los servicios que necesitamos”, añade Dean.

Minas abandonadas

Uno de los problemas menos obvios pero más generalizados es el de la contaminación que se produce cuando se inundan las minas y el excedente de agua llega a los ríos y a las tierras aledañas.

En el Reino Unido, las minas abandonadas antes de 1999 no tienen la obligación de descontaminar la zona. Y mientras que existe un organismo público encargado de lidiar con los problemas generados por las minas de carbón, los esfuerzos por limpiar las minas que no son de carbón han sido poco sistemáticos.

Se estima que cerca de 3.000 kilómetros de canales de agua en el Reino Unido están afectados por sustancias como el cadmio, el zinc, el plomo y el arsénico.

Aunque el riesgo de beber agua que contiene restos de estos metales es bajo debido a que los seres humanos toleran relativamente bien este tipo de contaminación, la vida acuática en los ríos contaminados se ha reducido.

Y aún no se sabe con exactitud cuáles son los efectos que la contaminación por estos metales pueda tener en la cadena alimentaria.

Equilibrio

En el condado de Cornualles, en el suroeste de Inglaterra, el problema es de más largo alcance y costoso de solucionar.

La instalación de una planta de tratamiento de agua en una antigua mina de estaño significó un costo de más de US$30 millones, mientras una zona que rodea a una mina cercana debió ser acordonada por ser demasiado tóxica.

Se cree que en esta región del país hay por lo menos unas 2.000 minas abandonadas, lo cual significa que cientos de hectáreas -tanto en zonas rurales como urbanas- están afectadas.

La magnitud del problema a nivel nacional recién ahora está empezando a identificarse. Una estimación reciente indica que el costo del tratamiento puede ser de US$600 millones en los próximos diez años.

Tan profundo ha sido el impacto de la contaminación en algunos paisajes que en algunas zonas ha comenzado a surgir una mezcla inusual de plantas y vida silvestre. En Cornualles, por ejemplo, los desechos de las minas de plomo han dado lugar a una combinación de plantas típicas de la costa con plantas de monte.

Aunque estas plantas ahora están oficialmente protegidas, los científicos continúan buscando una solución, tratando de mantener un balance entre las especies diezmadas y la nueva vida silvestre.

Fuente: BBCMundo

Compartir

El último comentario se muestra en esta página, los anteriores podrás leerlos en las páginas subsiguientes. Todos los comentarios requieren de la aprobación del administrador.
No se publicarán consultas, las que sugerimos realizar a través del formulario de contacto.


Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valídate o regístrate.

Comentario[s]
Una mirada optimista
Escrito por Benito A. de la Morena el 2012-08-31 15:16:37
Las consecuencias del progreso se resuelven con una nueva etapa de "progreso".  
La industrialización permitió los grandes avances que hoy en día disfrutamos (la luz, vehículos de automoción, la radio y televisión, electrodomésticos,etc.). La minería y las siderurgias son fundamentales por los metales de todo tipo que usamos a diario. El desarrollo de la investigación espacial, los avances en las comunicaciones, son otra muestra mas de los grandes beneficios de la revolución industrial. 
Sus negativas consecuencias serán subsanadas por otras nuevas formas de industrialización, caso de las energías alternativas que coparan los mercados en los próximos cincuenta años. 
¿Donde está el problema?. En el mismo lugar que la solución, es decir, en la ambición del ser humano que es capaz de dañar el ambiente y la calidad de vida, y al mismo tiempo buscar formas para solucionar los problemas causados. 
Tiempo es lo que hace falta, pues un daño (deforestación del Amazonas, por ejemplo), no se soluciona en un par de años, hace falta décadas, y mientras el tiempo pasa, los sectores sociales perjudicados entran en ruina y promueven su defensa ante las injusticias de los sectores que produjeron el daño. 
Ese es, mas o menos, el ciclo vital del problema, a mi entender. Algo por lo que deberemos preocuparnos todos los sectores perjudicados para minimizar el daño, pero esta historia viene repitiéndose a lo largo de los siglos. 
Saludos 


 
< Anterior   Siguiente >

 
 
Google
 
Web en.barrameda.com.ar
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra| Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology?

 
 

barrameda v2.3
Aviso Legal

website statistics
cargando el contenido