barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -   aca
barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales - contacto
acerca de barrameda
un puente hacia contenidos originales...
 
 
Inicio
Principal
Noticias
Artculos
Colaboraciones
Puente Verde
Contacto
Bsquedas
Registro
 
 
 
Inicio arrow Artculos arrow Artculos arrow El cambio en favor del planeta empieza por casa mircoles, 23 de junio de 2021
 
 

Ingresa el texto en la caja de búsqueda y luego pulsa Enter
Nube de tags

cambio climtico extincin contaminacin aumento peligro energa emisiones deforestacin especies dixido de carbono calentamiento global biodiversidad animales consumo bosques argentina nivel temperatura reduccin recursos explotacin cambio calentamiento inundaciones clima medio ambiente kyoto ecologa climtico protocolo global CO2 caza animal caracoles

Powered by RafCloud 2.0.2
Sindicacin
 
 

El cambio en favor del planeta empieza por casa Imprimir E-Mail
Calificacin del usuario: / 28
MaloBueno 
Artculos - Artculos
Publicado por Administrador   
martes, 07 de agosto de 2012
Reciclando Pequeñas acciones diarias tienen un inestimable valor en el proceso de vivenciar y promover el respeto al medio ambiente. Entre otras cosas, habría que pensar dos veces lo que se compra, diferenciar residuos y volver a las botellas de vidrio.

“El mejor residuo es el que no se genera”, dice Gerard Bertolini en su libro “El reciclaje a tu alcance”. Pero todos los días se producen montañas de desperdicios que necesitan una deposición final segura. Esto resulta cada vez más difícil en la mayor parte del mundo, debido a los escasos lugares para enterrarlos, la contaminación que provoca el enterramiento o la incineración, el costo de los tratamientos a los que debería someterse la basura para reducirla, clasificarla o transformarla y hacerla volver como materia prima al circuito del uso.

“La actitud de los consumidores es clave. El cambio comienza con los hábitos de compras. Antes de adquirir un producto, hay que preguntarse si es necesario y, en caso de que lo sea, averiguar si alguien puede prestarlo, intercambiarlo o alquilarlo”, dice el Manual McGraw Hill de reciclaje. Luego, hay que analizar las características del objeto que se está por comprar. Fijarse si sus componentes pueden reciclarse al terminar su vida útil o si fueron construidos con materias primas ya recicladas.

Estos datos a veces figuran en las etiquetas, que ya empiezan a tener el sello que caracteriza a las populares 3R (reduce•reúsa•recicla) e indica qué parte de la pieza ha sido o puede ser reutilizada.

Respecto a las computadoras y sus accesorios, aparte de elegir los más ecoamigables por cómo han sido fabricados y por el tipo de gasto de energía que producen, al quedar en desuso se pueden donar a Fundación Equidad o al taller de reciclaje de la cooperativa La Juanita. En ambos lugares, con paciencia de relojeros, las rearman y envían a escuelas, ONGs y cooperativas.

“Cada argentino genera alrededor de 3 kilogramos de basura electrónica por año, lo que representa 120 mil toneladas anuales. Se calcula que alrededor del 50% de estos residuos están arrumbados en oficinas, hogares, entes públicos o depósitos, más del 40% es arrojado a  basurales y rellenos y cerca del 10% ingresa en esquemas informales o formales de gestión de residuos”, dice un informe de Greenpeace.

Cuidar el agua

En cuanto al agua, los expertos aconsejan reutilizarla cuando es posible; el agua empleada para lavar vegetales sirve para regar las plantas. En cuanto a los papeles, aparte de disminuir el uso, recomiendan reutilizar las hojas fotocopiadas y colocar en una bolsa los cartones, diarios y revistas para que los recolectores callejeros puedan retirarlas sin necesidad de abrir las bolsas.

“Para no abusar de las fotocopias, una posibilidad es habituarse a leer en la computadora, compartir libros, volver a utilizar las bibliotecas públicas y adquirir material de lectura de segunda mano ”, sostienen en el portal Eroski consumer.

También es posible reunir papeles y llevarlos a centros que los acopian, por ejemplo la Fundación Garrahan, donde reciben con gusto las tapas plásticas de las botellas para venderlas y comprar equipamiento. En la fundación comentan que por el volumen de las recolecciones realizadas entraron en el Guinness.

¿Qué hacer con las sobras orgánicas? Alejo Méndez Guerin, especialista en agricultura orgánica, dice que quienes tienen patio o jardines pueden preparar compost para abonar la tierra. Para hacerlo, se necesita un cajón de madera de un metro cuadrado en el que se va colocando materiales de desecho, como los restos de verduras y frutas, incluso de comida, cáscaras de huevo y hojas. Moviendo los elementos cada tanto, en poco tiempo se obtiene un buen fertilizante que puede compartirse con los amigos y con la gente del edificio o el barrio.

En cuanto a los envases plásticos, es preferible evitar los no reciclables, elegir los retornables, volver al vidrio, darles otros usos (se hacen macetas artesanales, juguetes y muchas otras cosas). “Consejos básicos en este camino a ser un reciclador cotidiano son descartar el empleo de productos ‘úselo y tírelo’ como platos, vasos y cubiertos; tratar de evitar los papeles de aluminio; elegir productos con poco empaque; llevar la bolsa propia cuando se va de compra; adquirir mercadería a granel; acostumbrarse a comprar muebles y demás objetos en ferias de segunda mano”, opina Gerard Bertolini.

Reutilizar consiste en darle la máxima utilidad a las cosas sin necesidad de destruirlas o deshacernos de ellas, de ahí también que va creciendo la costumbre de volver a emplear telas (diseñadores top del mundo abrazan la tendencia), de comprar ropa, libros y muebles de segunda mano, de hacer honor a los intercambios y a los alquileres de productos y bienes en lugar de adquirirlos.

El oleaje de cambio trae nuevas propuestas. A las 3R conocidas, las entidades ecologistas suman otras que se sintetizan en repensar costumbres y modo de vida, especialmente respecto a cómo definimos nuestras necesidades básicas, reestructurar el sistema económico para que el enfoque principal cambie de la maximización de ganancias al bienestar de la gente y redistribuir para que todos tengan un acceso equitativo a los recursos.

Aprender a reciclar

Dina Stasta es una artista que revaloriza residuos del consumo cotidiano y efectúa acciones creativas colectivas que promueven la conciencia ambiental. Desde 2009, lleva adelante el proyecto educativo y de producción sustentable 2º Ciclo Producción Sustentable. En él diseña actividades eco recreativas y educativas, talleres y workshops para eventos empresariales, escolares e institucionales del ámbito público y privado. En el taller de reúso y de reciclado creativo construyen juguetes divertidos con tapas de botellas, trozos de plástico y descartes de diferentes procedencia. Trabajan en red con otros emprendimientos afines, colegios, ONG, instituciones públicas y privadas.

“Lo más importante es ser conscientes en todo momento cuando consumimos preguntarnos si lo que queremos comprar lo necesitamos realmente y prestar atención a la información en las etiquetas para saber si  el producto se produce de modo sustentable. Luego viene la separación de los residuos en casa, fundamentalmente es necesario separar residuos secos y húmedos, de esta forma al ponerlo en los contenedores diferenciados, entregarlo al recuperador urbano del barrio o llevarlo a un centro de acopio cercano a tu casa (dondereciclo.org), estarás colaborando para que el proceso de separación, compactación y reciclado industrial sea mas higiénico y eficiente. Con los aparatos electrónicos y las baterías hay que ser especialmente cuidadoso porque una vez en desuso son muy contaminantes y peligrosos, con lo cual lo ideal es comprar productos de larga vida útil y una vez que dejan de funcionar, llevarlos a centros especializados en su reciclaje.

Basura cero. “A principios de los 80, un pequeño grupo de expertos en reciclaje comenzó a hablar acerca de la idea del “reciclaje total”. De estas deliberaciones se llegó al concepto de “basura cero”. En 1990, activistas de Filipinas utilizaban el término. Una de las primeras políticas formales de “basura cero” fue creada en 1995, cuando Canberra, Australia, promovió el objetivo “ningún desecho en el 2010?. Basura cero maximiza el reciclaje, disminuye los desechos, reduce el consumo y garantiza que los productos sean fabricados para ser reutilizados, reparados o reciclados para volver a la naturaleza o al mercado. Ayuda a las comunidades a alcanzar una economía local que funcione eficazmente, cree empleos, ofrezca una medida de autosuficiencia y se propone eliminar los desechos en lugar de gestionarlos.

Fuente: Clarin.com

Compartir

El último comentario se muestra en esta página, los anteriores podrás leerlos en las páginas subsiguientes. Todos los comentarios requieren de la aprobación del administrador.
No se publicarán consultas, las que sugerimos realizar a través del formulario de contacto.


Slo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valdate o regstrate.

Comentario[s]

Powered by AkoComment 2.0!

 
< Anterior   Siguiente >

 
 
Google
 
Web en.barrameda.com.ar
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra| Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology?

 
 

barrameda v2.3
Aviso Legal

website statistics
cargando el contenido