barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -
un puente hacia contenidos originales...
 
cargando el contenido
 
 
   
   
   

 
 
 

El negocio marginal de la basura

| RECICLAR UN METRO CÚBICO DE PAPEL DE DIARIO SALVA A UN ÁRBOL | EL RECICLAJE DE PAPEL NECESITA UN 60% MENOS DE ENERGÍA Y AGUA QUE LA FABRICACIÓN DE PAPEL NUEVO | NO USES DESODORANTES EN EL BAÑO, SÓLO TAPAN EL OLOR Y SON CONTAMINANTES | PRIORIZA EL USO DE ARTÍCULOS RETORNABLES EN LUGAR DE LOS DESCARTABLES | USA CARTUCHOS RECICLADOS EN TU IMPRESORA | PRIORIZA EL USO DE PILAS RECARGABLES | GUARDA LAS PILAS EN UN RECIPIENTE PLÁSTICO HASTA LLEVARLAS AL CENTRO DE RECOLECCIÓN | FABRICAR UNA PILA CONSUME 50 VECES MÁS ENERGÍA QUE LA QUE PRODUCE | DESDE QUE SE PRODUCEN LOS ALIMENTOS HASTA QUE EL CUERPO LOS EXCRETA SE GENERAN 2 TONELADAS DE CO2 POR PERSONA | LLEVA TUS PROPIAS BOLSAS DE TELA, ¡NO A LAS BOLSAS DE PLÁSTICO! |

Cada vez hay más carros tirados por caballos en la Capital. Según cálculos oficiales, son unos 500 por día.· En ellos van 1.500 personas.

TODO SIRVE. Cuatro jóvenes de Villa Caraza que todas las noches cumplen la rutina de juntar papeles y telas en las calles porteñas. (Foto: Diego Fernández Otero).

Con las primeras sombras de la noche bajan en formación desordenada por Puente Alsina hacia Pompeya. Y de allí, a recorrer la ciudad. Van en carros tirados por caballos. Son cirujas de zonas pobres del Gran Buenos Aires, que se suman a los de algunas villas miseria de la Capital. Después llegará el momento de buscar papeles, cartones, metales o vidrios, los elementos que venderán para sobrevivir.

Según estimaciones de la Subsecretaría de Medio Ambiente porteña son, en promedio, unas 1.500 personas que cada noche se mueven en unos 500 carros. Y durante toda la semana, cargan esa "mercadería" reciclable, además de muebles, sillas, viejas, heladeras y otros objetos.

Entre los cirujas hay dos grandes grupos: los tradicionales (están en el rubro desde hace años —algunos, más de 30— cuando existía la quema y no había rellenos sanitarios) y los nuevos, que se incorporaron como una forma de subsistencia, tras perder su trabajo formal.

La entrada de los carros a la ciudad suele hacerse, en su mayoría, por Puente Alsina, en Pompeya. Pero también se los puede ver en Puente de la Noria, cerca del Autódromo; en el puente Pueyrredón, de La Boca, y por las principales avenidas que cruzan de la provincia hacia la Capital.

"Muchas de estas personas entraron en la actividad en los últimos años por la caída del empleo. La incorporación de jóvenes es porque el padre perdió el trabajo", dijo el antropólogo Pablo Schamper, investigador de la Universidad de Lanús. Schamper y su colega Francisco Suárez, de la Universidad de General Sarmiento, están haciendo una investigación, titulada "El circuito informal del reciclaje en el conurbano bonaerense". De los datos del trabajo de campo ya procesados surge una estimación: los carros que llegan al territorio porteño son muchos más que los 500 relevados por Medio Ambiente.

La presencia de cirujas con carros a caballo aumentó en un porcentaje indefinible en los últimos años; antes se veían solo los clásicos botelleros, que aprovechaban quizás el fin de semana como rebusque para arrimar unos pesos.

El avance de la pobreza y la depresión económica abrió otra brecha: el cirujeo con tracción a sangre, como fuente de trabajo, donde intervienen familias enteras.

"Hace cinco años perdí mi trabajo como ayudante albañil; busqué un tiempo, pero no aparecía nada, así que me conseguí el carro y con esto les doy de comer a mis cuatro hijos", cuenta Marcelo, de 40 años, que vive en Ingeniero Budge.

Claro que la actividad también genera problemas. Metidos entre los autos, los carros son peligrosos, por ejemplo, en avenidas como Callao. Se los ve cerca de las 9 de la noche, cuando aún hay mucho tránsito. Algo similar pasa en Corrientes, Rivadavia, Díaz Vélez, Independencia, Santa Fe, Cabildo, avenida de los Incas, Alvarez Thomas, José María Moreno o Boedo.

Esto ocurre a pesar de que tienen prohibida la circulación, porque hay una ley que impide la tracción a sangre en la ciudad. Pero, salvo campañas acotadas, sin coordinación ni convencimiento, no existe una política para disuadirlos de venir hacia la Capital. Suele haber controles del estado de los animales (en general es bueno) y algún que otro decomiso de carros. "La Policía pide unos mangos y nos dejan ir", dice Julio mientras acomoda diarios que le dio un portero en la calle Moreno.

El subsecretario de Medio Ambiente, Eduardo Ricciuti, explicó que su área trabaja "para desalentar la recolección informal, sin desconocer la problemática social asociada. Vamos a incorporarlos a una planta de selección de materiales reciclables. De eso se viene discutiendo".

La idea del Gobierno es instalar una planta donde se vuelque la basura. Allí trabajarían los cirujas, como seleccionadores en la primera fase del reciclado. Luego venderían el producido a los depósitos.

Un oficial de la comisaria 34 (con jurisdicción en Pompeya), asegurándose estricta reserva de identidad, comentó: "Mire, si me mandan a sacarles los carros, yo no lo hago. Vienen llenos de pibes y se están ganando la vida. Me hago el oso hasta donde puedo. ¿Y si yo también termino así?".

Ante el comentario, fuentes oficiales de la Policía Federal se quejaron. Explicaron que mantienen un convenio especial con el Gobierno porteño por el que asignan personal para control y decomiso.

Es común que un mismo núcleo familiar tenga dos carros y dos caballos: por un lado, salen los hijos mayores; por otro, los padres acompañados por los hijos mas chicos. Por semana ganan entre 50 y 70 pesos con la venta de lo que juntan.

En algunas épocas "mejores" —por ejemplo, fin de año— pueden llegar a los 120 pesos por semana. Las ventas las realizan en depósitos de acopio de Capital y el Gran Buenos Aires. Cobran al contado.

Zulema tiene 11 años y brillantes ojos marrones. Está en quinto grado, usa buen lenguaje y es impulsiva. Quiere hablar. "Sí, juntamos papel, y cartón, porque las botellas no nos convienen. No pagan nada por el vidrio. ¿Usted por dónde vive? Nosotros pasamos por ahí. Sí, me gusta la escuela, voy a la tarde.", se le amontonan las frases. Con jean y buzo, se la ve limpia y prolija. Tiene una risa contagiosa y mientras habla, pela una mandarina y convida.

Julio es flaco, serio, desconfiado y se toma su tiempo para responder. Tiene 16 recién cumplidos, pero ya fuma un cigarrillo que le dio una prostituta en Moreno al 3000, cuando él, educado, se lo pidió.

Zulema y Julio son hermanos. Viven en Villa Caraza. Cada día, salen a las 17.30 de su casa y vuelven sobre las 23. Al rato, se unió Francisco, cuñado de los chicos.

Por la actividad de los cirujas, el Gobierno porteño recoge quejas de los vecinos: dicen que, al revisar bolsas, llenan de basura las veredas. Pero los funcionarios también hacen una distinción: los "cirujas" en carros no buscan tanto entre los paquetes de desechos, sino papeles y cartones que suelen estar a los costados.

Irene, vecina de Juan de Garay y Chiclana, ve pasar el carro, y comenta: "Me asusta un poco cuando se ve a varios adolescentes; algunos se descontrolan y, a veces, andan con el caballo casi al galope".

Jose María (56), de Castro y Estados Unidos, señala: "Al principio, cuando pasaban, me agarraba bronca; pero de protestar ya los conozco: pasan los mismos a la misma hora. Y me acostumbré a dejarles los diarios viejos". Estos acuerdos de palabra —coordinar la entrega de papeles o calefones en desuso— existen también entre los encargados de los edificios. En Bartolomé Mitre y Jean Jaures, Héctor y Marcelo acomodan unos cajones que les dejó el portero: "Me conocen y me ayudan".Héctor se anima a lo oscuro de la actividad. "Sabemos que vienen pibes a armar ''bardo''. Por ahí se afanan una bici, pero son los menos; mejor estar lejos", dice.

Las cifras oficiales de lo que algunos llaman el "negocio de la basura" no están al alcance de los cirujas. Según la Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) sólo el 5 % de las 5,4 toneladas diarias de desperdicios porteños va a este "trabajo" informal.

La porción más ventajosa de la torta queda en manos de los acopiadores. Ellos venden los materiales a las fábricas que los reciclan como envases o productos elaborados. Se calcula que un depósito de papel, que por día vende 5 toneladas listas para procesar, tiene una ganancia neta de unos 6.000 pesos cada 20 días. Sin embargo, unas 100.000 personas, incluyendo recolectores y grupo familiar, se solventan con el cirujeo, según el trabajo de Suárez y Schamper. Ese "mundo" integra a los que salen con carros a caballo, en bicicleta o con carros tirados a mano, y a camionetas y camiones que recorren zonas como Once o Belgrano antes de que pasen los camiones que recolectan basura. El titular del CEAMSE, Guillermo Ferraro, lo define: "un negocio absolutamente marginal".

Si se piensa que una tonelada de papel se paga 50 pesos, una de vidrio 50 y una de aluminio 700, se puede hacer cuentas y concluir en que, con tantos intermediarios, el cirujeo es sólo una forma de subsistencia a principios del siglo XXI.

Ganarse la vida vendiendo cartón

La cara de Ernesto está curtida y sus manos, encallecidas. Y aunque al principio se muestra distante, cuando uno supera el momento de desconfianza responde las preguntas con amabilidad. Mientras, se acoda en las varas de su carro, parado en Boedo y Pavón.
"Lo que levantamos cada noche es una lotería. A veces bien y otras un desastre. Pongale, promedio, unos 50 pesos por semana", dice.

Ernesto Godoy tiene poco más de 50 años y vive en la villa 21, detrás de Huracán. Tiene mujer y cuatro hijos. Tres lo acompañan en la recorrida que empieza a las 18.30 y termina a "eso de las diez y media, porque —explica— los pibes van al colegio a la mañana".

Paula, Héctor y Miguel se arremolinaron en torno del carro cuando vieron que su papá estaba conversando. Dejaron de acomodar los paquetes de cartón y, sonrientes, se sumaron a la charla. "Sí, me gusta, voy viendo, y ayudo. Estoy en sexto grado." Eso cuenta Paula, la más charlatana. Los tres van a la Escuela N° 10, de jornada completa.

"Rotan para venir a acompañarme. Hoy dejé a Julio (Ernesto se refiere a su cuarto hijo) y vinieron ellos", cuenta en detalle el hombre, al que los comerciantes de la zona ya conocen.

Incluso en algunas panaderías también le guardan pan y facturas sobrantes que ayudan a sostenerse.

Sobre lo que recoge, marca el papel y el cartón. "El vidrio no vale nada; antes el metal era importante y lo juntábamos en las obras, pero ahora no se construye nada y esa posibilidad desapareció".

Composición promedio de la basura en Capital Federal
Cuánto pagan por la basura
PAPEL
5 centavos/kg
1 kg. de papel equivale aprox. a dos diarios.
ALUMINIO
70 centavos/kg
1 kg. de aluminio equivale aprox. a 67 latas de gaseosa.
VIDRIO
5 centavos/kg
1 kg. de vidrio equivale aprox. a 1,5 botella de cerveza.

Operativos

El Gobierno de la Ciudad tiene previsto implementar una política intensa para desalentar el ingreso de carros al territorio porteño. Esas medidas incluyen el decomiso de carros y caballos, para lo cual habrá operativos conjuntos del cuerpo de inspectores de Higiene Urbana y de Promoción Social, con el auxilio de la Policía Federal. Unos 15 inspectores saldrán a la calle, acompañados de policías.

La decisión de la comuna es endurecer la postura y no regresar inmediatamente los caballos a sus dueños, sino tomarlos a cargo, para lo cual firmarán un convenio con una ONG que se dedica al cuidado de animales. Hasta ahora, cuando se secuestra un carro el caballo es devuelto. Y por el carro se paga un rescate formal de unos 70 pesos.

Cooperativa en Lomas de Zamora

Unos 25 depósitos están en la avenida Roca y las calles Lafuente y Castañón, de Pompeya; otros 30, en Lomas de Zamora. También los hay en José C. Paz y en Malvinas Argentinas.

Los depósitos son integrales o específicos. Los primeros reciben todo (papel, cartón, metal, vidrio, trapo y plástico); los otros, un solo elemento.

Puede ser un negocio rentable. Por ejemplo, compran el kilo de cartón a 5 centavos y lo venden, bien embalado, a 12 centavos.

Alertados por esas diferencias de precio, en Lomas de Zamora los cirujas crearon la Cooperativa Nuevo Rumbo, que con una ayuda del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos tiene instalado su propio galpón.

Los carros de Nuevo Rumbo están identificados. Sus dueños llevan uniforme y son conocidos en las zonas recorridas. Pepe Córdoba, un salteño de 45 años, lidera el grupo, que participa en todas las convocatorias de la Legislatura porteña en las que se discute la problemática de la basura. "Creo que hay que organizarse para que la actividad avance, aun en medio de las nuevas políticas de procesamiento. Estamos dispuestos", dijo.

En la ciudad de Buenos Aires, se gastan casi 300 millones de pesos por año en servicios de recolección.

13 de noviembre de 2001

Fuente: Clarín

Los comentarios son editados con el fin de preservar la integridad del idioma. Se procede a la correción ortográfica y gramatical respetándose los conceptos volcados.

Búsqueda personalizada
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
puedes Compartir o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra | Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
Significado de letras de canciones | Fotos de amor
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology? | O que é ecologia?
 
 
 

  Principal Secciones


¿Qué es la ecología?

Versión en español
English version
Portuguese version

Entorno conceptual

El universo
Geografía argentina
La biología
La botánica
La zoología


Ultimas novedades

Noticias
Artículos
Colaboraciones
Correo de visitantes
Secretos del mar
Peces del Paraná
Puente verde
Foros
Foro Melodysoft

Argentina

Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
España
Guatemala

Honduras

México

Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
Puerto Rico
República Dominicana
Uruguay
Venezuela
Contacto Acerca de barrameda.com.ar Sitios amigos Aviso Legal