barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -   aca
barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales - contacto
acerca de barrameda
un puente hacia contenidos originales...
 
 
Inicio
Principal
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Puente Verde
Contacto
Búsquedas
Registro
 
 
 
Inicio arrow Artículos arrow Artículos arrow Clima, Ciencia y Poder (El tríptico de un desastre) jueves, 19 de mayo de 2022
 
 

Ingresa el texto en la caja de búsqueda y luego pulsa Enter
Nube de tags

cambio climático extinción contaminación aumento peligro energía emisiones deforestación especies dióxido de carbono calentamiento global biodiversidad animales consumo bosques argentina nivel temperatura reducción recursos explotación cambio calentamiento inundaciones clima medio ambiente kyoto ecología climático protocolo global CO2 caza animal caracoles

Powered by RafCloud 2.0.2
Sindicación
 
 

Clima, Ciencia y Poder (El tríptico de un desastre) Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 6
MaloBueno 
Publicado por Administrador   
domingo, 08 de octubre de 2006
Tráfico urbanoAl lado de inundaciones repentinas en unas partes, que destrozan muchas cosas y entre ellas los cultivos, nos llegan constantemente noticias de sequías prolongadas -de años- en los distintos continentes, cuyo cese nada parece anunciar, de los polos que se derriten, de los glaciares que retroceden aceleradamente...

Pero este dantesco panorama no se manifiesta a aquellos para quienes "la realidad" depende de que, cuando se van a lavar las manos, salga o no salga agua del grifo... Tampoco se les manifiesta a los desalmados encenagados con el poder omnímodo y con la ambición, quizá porque ya tienen su particular solución de recambio en naves planetarias o cosas por el estilo...

Este mundo ha necesitado millones de años para formarse. Pero en poco más de treinta se está viniendo abajo. Algunos hemos empezado a percibir los síntomas hace veinte, pero otros más sensitivos seguro que los han sentido mucho antes.

Fíjese que no hablo para nada de la Ciencia. La Ciencia no tiene ningún papel en esto, pues si es en general miserable su aséptica función de investigar en la mayoría de los casos para provecho de unos cuantos, más lo es a la hora de comunicar el resultado de sus sesudas exploraciones en materia física, ecológica y climática; que a buen seguro pasan por controles de "calidad" exigidos por la política, por la gran industria y por el poder financiero del mundo. A fin de cuentas sus resultados y conclusiones los cuentan los medios y revistas científicas controladas por éstos.

Esas mismas agencias nos dan datos asombrosos pero al final irrelevantes y anecdóticos de las peripecias espaciales, pero hasta ahora no ha dicho la Ciencia constituída como tal, como debiera y hace con otras muchas cosas: "señores, si siguen Uds. por ahí, si nos siguen inundando con el coche el planeta y siguen las talas e incendios atroces de los bosques, van a destruir completamente este mundo: no en siglos, sino en muy pocos años".

Son, eran ellos, el Poder, los poderes, los destinatarios de sus atronadoras advertencias, no nosotros que nada podemos hacer. Como consumidores lo somos de peligros con que nos alarman estúpidamente por el consumo de tabaco o por no llevar el cinturón...
El coche, como las cigarrillos, debería llevar hace mucho tiempo en las puertas el cartel: "este vehículo está contribuyendo al apocalipsis".

O bien, lo que no cereo,  la Ciencia no se ha enterado de nada. Lo que creo es que, pese a tener una visión de conjunto que no tenemos los individuos a solas, se ha percatado mucho antes, pero no "podía" sembrar la alarma y se ha hecho cómplice de los poderes citados.

Somos las personas aisladas las que más acusamos la deriva de los acontecimientos relacionados con la Naturaleza. Es cierto que hemos visto a Institutos norteamericanos de aquí y de allí, que vienen alertando hace un tiempo sobre la desaparición de miles de especies o que la Tierra se calienta 0,5º. Pero eso no es decir nada, si no se traduce al impacto en las temperaturas locales y con los efectos catastróficos que se avecinan.

Yo tengo un jardín modesto de una casa modesta, y hace diez años mis termómetros iniciaban una escalada de hasta los veinticinco o los treinta grados en las mismas fechas soleadas de los inicios de primavera, por ejemplo, cuando dos o tres años antes no habían pasado de los veinte en las mismas condiciones soleadas.

El alcance de lo que se viene encima hubiera debido graduarlo y expresarlo la Ciencia en términos alarmistas hace mucho más tiempo que nosotros, los pastores de ovejas. Como se ha hecho con el tabaco y se hace desde siempre con los estupefacientes. El coche, del que hablaba ayer, debía haber sido declarado enemigo público número uno del planeta por decreto. Pero no sólo no ha sido así: es que arrecian las ventas o la voluntad de que aumenten. Arrecia la publicidad, arrecia la lucha de las marcas por eliminarse unas a otras en el mercado...

Así es que no creo que quede ya nadie con dos dedos de frente que vea en todo esto presagios de visionarios de tres al cuarto; no creo que, salvo los anestesiados por la ambición, no reparen en que este mundo se está derrumbando. El cambio climático por un lado y los esbirros de la doctrina neocons reforzando sus efectos negándose a suscribir acuerdos para la reducción del CO², por el otro, nos sitúan en un futuro inmediato estremecedor y desesperanzador.

Pero cada día que pasa también está más claro lo que sucede pues el comportamiento general del país dominador le delata: los desalmados poderosos en armamento y con una inequívoca voluntad depredadora y asesina, se reservan como coto privado los confines de sus 50 estados. Les sobra el resto del planeta al que toman por extramundo, jungla, campo de tiro y laboratorio de maniobras criminales. No necesitan más, y por eso, aunque sean capaces de llegar a las estrellas, no hacen absolutamente nada para evitar al resto de la humanidad la hecatombe.

He aquí las consecuencias de la globalización que no es ni más ni menos que el dominio en el mundo de una sola raza, la anglosajona, después del fracaso de la aria gestionada perversamente por el nazismo. Una raza, ésta anglosajona, por cierto, flanqueada por una serie de palanganeros de otras razas, patéticos, miserables y tan funestos como sus jefes de fila.
Fuente: Jaime Richart
kaosenlared

El último comentario se muestra en esta página, los anteriores podrás leerlos en las páginas subsiguientes:

Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valídate o regístrate.

Comentario[s]
Tan de frente, tan aburrido.
Escrito por Invitado el 2006-10-19 23:45:56
No me parece bueno mezclar juicios sobre la realidad ecológica del planeta con juicios políticos que pasan de ideológicos a simples palabras clichè. 
 
Aunque tenga la razón, y toda la culpa debamos echarla a los gringos, del artículo solo resulta una imagen reprimida y confusa no sólo de la realidad ambiental, sino política del planeta, actualmente. 
 
Nada como la denuncia juguetona y fingidamente inocente, nada como un grafiti o como un dibujo para mostrarle al mundo su cara pálida y fantasmal que ofrece a todo aquel que se detiene un momento a observarlo. Sobre todo porque no es capaz de interpretarlo y eso resulta sumamente divertido, al menos màs que gritarle "la verdad" a los cuatro vientos con tono medio reprimido y medio airoso. 
 
Aunque naturalmente ahora no debamos pensar tanto en divertirnos sino en actuar. Pero aùn para actuar hoy, es obligatorio divertirse.


 
< Anterior   Siguiente >

 
 
Google
 
Web en.barrameda.com.ar
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra| Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology?

 
 

barrameda v2.3
Aviso Legal

website statistics
cargando el contenido