barrameda.com.ar - un puente hacia contenidos originales -
un puente hacia contenidos originales...
 
cargando el contenido
 
 
 
 

 
 
 

Especies en peligro de extinción - Víbora bejuquilla

México
| RECICLAR UN METRO CÚBICO DE PAPEL DE DIARIO SALVA A UN ÁRBOL | EL RECICLAJE DE PAPEL NECESITA UN 60% MENOS DE ENERGÍA Y AGUA QUE LA FABRICACIÓN DE PAPEL NUEVO | NO USES DESODORANTES EN EL BAÑO, SÓLO TAPAN EL OLOR Y SON CONTAMINANTES | PRIORIZA EL USO DE ARTÍCULOS RETORNABLES EN LUGAR DE LOS DESCARTABLES | USA CARTUCHOS RECICLADOS EN TU IMPRESORA | PRIORIZA EL USO DE PILAS RECARGABLES | GUARDA LAS PILAS EN UN RECIPIENTE PLÁSTICO HASTA LLEVARLAS AL CENTRO DE RECOLECCIÓN | FABRICAR UNA PILA CONSUME 50 VECES MÁS ENERGÍA QUE LA QUE PRODUCE | DESDE QUE SE PRODUCEN LOS ALIMENTOS HASTA QUE EL CUERPO LOS EXCRETA SE GENERAN 2 TONELADAS DE CO2 POR PERSONA | LLEVA TUS PROPIAS BOLSAS DE TELA, ¡NO A LAS BOLSAS DE PLÁSTICO! |

Víbuora bejuquilla verde

Distribución geográfica de la víbora bejuquilla (SIN DATOS) Filo: Chordata
Clase: Reptilia
Orden Squamata
Familia: Colubridae
Status UICN ver 3.1: Sin datos
Status CITES: Sin datos

Status UICN (SIN DATOS)

Nombre científico: Oxybelis aeneus, (Daudin, 1803);

Otros nombres vulgares: Bejuquilla verde y Bejuquilla parda.

Descripción general y características

La bejuquilla verde, como su nombre lo indica, es de un color llamativamente verde esmeralda por arriba y amarillo canario en el vientre, con los labios también amarillos y una línea blanco-amarillenta que separa a todo lo largo de su cuerpo el color del dorso con el del vientre.

Su cabeza, muy larga, termina en un hocico agudo. Esta es la especie de bejuquilla que más puede crecer, pues llega a medir hasta tres metros de largo, aunque éstos son casos raros.

La bejuquilla parda (Oxibelis aeneus) es, según Alvarez del Toro, la que verdaderamente merece ser llamada bejuquilla, puesto que es extremadamente larga y delgada. Llega a medir hasta dos metros, pero lo más característico es que en su parte más gruesa no mide más de 15 centímetros de diámetro.

Su color es cenizo o parduzco, con la garganta y labios color blanco amarillento. El hocico lo tiene también agudo y levantado, al igual que su pariente la bejuquilla verde.

Comportamiento

La bejuquilla verde es principalmente arborícola, come también pájaros pequeños y ratones. Atrapa a su presa y sin más comienza a engullirla, tragándosela aún con vida, aunque esto depende de la inoculación de su veneno paralizante. Cuando se llega a espantar o mientras persigue a su presa, la bejuquilla verde tiene la curiosa costumbre de sacar la lengua y mantenerla rígida durante largo tiempo.

La bejuquillla parda pasa su vida en las ramas de los árboles, arbustos y matorrales. Algunas veces acostumbra sacar la parte anterior de su cuerpo por entre el follaje, manteniéndola rígida e inmóvil durante horas; toma así el aspecto de una varita seca y asombra por su capacidad de quietud. También gusta de extenderse entre dos árboles, prendida de las ramas o de los troncos con los extremos de su cuerpo. Un hábito más en este sentido es que puede permanecer con todo su cuerpo colgando, sujeta de una rama sólo con la cola.

En todas estas situaciones, no se distingue de los bejucos cercanos donde cuelga. Incluso se da el caso de que alguna persona la tome con la mano al creer que mueve un bejuco, pero se lleva una sorpresa al descubrir que se trata de la bejuquilla parda.

Hábitat

Verde: el bosque húmedo y muy húmedo tropical, de transición a premontano.
Parda: Desde el bosque seco hasta el muy húmedo tropical, de transición a premontano.

Distribución geográfica

Verde: Desde México hasta Brasil.
Parda: Desde Arizona, Estados Unidos, hasta el sur de Brasil.

Causas de disminución

Modificación del hábitat.

Otros datos de interés

Entre las víboras que habitan en Yucatán, destacan por sus costumbres dos especies que gustan de permanecer inmóviles durante largos períodos de tiempo. Por confundirse con las ramas de los bejucos al colgarse de los árboles se les conoce precisamente como "bejuquillas".

Pertenecen al grupo más numeroso de las víboras, la familia conocida como Colubridae. El género Oxibelys cuenta con seis especies, de las cuales cuatro se hallan en el país.

Las bejuquillas llegan a medir de dos a tres metros de largo y, por ser ligeramente venenosas y poseer dos o tres grandes colmillos acanalados en la parte posterior de la mandíbula por donde circula el veneno, se les conoce como opistoglifas.

El aparato ponzoñoso de este tipo de serpientes no está adaptado para morder presas grandes, por lo que son prácticamente inofensivas para el hombre, según el naturalista Miguel Alvarez del Toro, quien en 1980 publicó el libro "Reptiles de Chiapas".

Sin embargo, aunque su mordedura no es mortal para el hombre, se ha sabido que llega a causar inflamación local, dolores agudos y parálisis de miembros, en ocasiones por largos períodos de tiempo.

El hecho es que se considera poca la información respecto a la toxicidad de su veneno, al grado de que en algunos libros se menciona la posibilidad de que, en casos excepcionales, puede resultar mortal.

Los pequeños conductos que transportan el veneno secretado por dos glándulas desembocan cerca de los dientes grandes y acanalados, y el veneno escurre dentro de la herida por capilaridad, facilitada por las ranuras de los dientes. El veneno, una mezcla de enzimas, forma parte de los jugos digestivos del animal.

Cuando capturan a su presa, los dientes venenosos penetran en los tejidos de ésta y la serpiente lleva al cabo una especie de masticación, causando repetidas heridas hasta que el veneno paraliza a su víctima.

La función principal del aparato venenoso de las serpientes, en general, es proveer de un medio para matar rápidamente a sus presas, y sólo de manera secundaria tiene una función de defensa; se sabe que ninguna serpiente acomete sin antes ser molestada.

Luego de atrapar y asfixiar enroscando a sus presas, la bejuquilla las traga enteras y su digestión dura días o semanas completas.

Sus jugos digestivos son tan fuertes que le permiten digerir incluso los huesos. Como no puede masticar, al igual que todas las víboras, se vale de su veneno como complemento de la digestión, puesto que éste rompe los tejidos antes de que actúen los jugos gástricos.

Es por ello que en los excrementos de la bejuquilla sólo pueden encontrarse algunos dientes y plumas que no pudieron ser digeridos. Todo lo demás es asimilado por el animal. Cuando son molestadas, las bejuquillas defecan y su excremento despide un fuerte, pestilente olor cuya función es alejar al intruso.

Ambas especies de bejuquilla son víboras arborícolas que rara vez bajan al suelo. Se alimentan básicamente de aves, aunque también de pequeñas lagartijas y roedores, a los cuales asfixian después de haber permanecido a veces durante horas quietas, al acecho de su presa que se acerca confiada por la forma de bejuco que la camufla.

De las aproximadamente 73 especies de víboras que hay en la Península de Yucatán, sólo 5 ó 6 son realmente peligrosas, por lo que es importante conocerlas para evitar su exterminio desconsiderado.

Beneficios para el hombre

En general, a reserva de los cuidados que hay que tener con ellas, se considera a las víboras venenosas como benéficas para el hombre, puesto que son especies que se alimentan principalmente de pequeños mamíferos, reptiles y aves que pueden llegar a formar plagas de cultivos agrícolas y ser agentes transmisores de enfermedades.

Estas dos especies de bejuquilla habitan en las selvas tropicales del continente, y en Yucatán se distribuyen sobre todo en el sur, en lo que se conoce como Punto Put, al oriente y al sureste del Estado. En la Península se encuentran ampliamente distribuidas, aunque es más común verlas en las selvas del oriente y del sur.

Aunque las bejuquillas adultas tienen pocos depredadores, de jóvenes son presa fácil de gavilanes culebreros, mapaches y zorras. Según indica Santiago Pacheco Cruz en su Diccionario de la Fauna Yucateca, el nombre de la bejuquilla parda en maya es probablemente "xtabchhoyil". La descripción que hace de esta víbora se basa en su color verde cenizo.

Pacheco Cruz señala que la especialidad de la bejuquilla parda es enroscarse en las sogas que se utilizan para sacar el agua de los pozos, mas indica que no es peligrosa. Sin embargo, no menciona el nombre científico de la especie, por lo que no es posible determinar con exactitud a cuál se refiere.

No se conoce el ciclo biológico de estas especies, ya que es relativamente escasa la información debido a que en el país son pocos los estudios que se llevan al cabo sobre este grupo animal, a pesar de su importancia económica y ecológica.

Muchas especies de serpientes son aprovechables tanto por su piel como por su carne, o incluso como fuente de sustancias químicas utilizables en la industria farmacéutica.

En total, existen en México 978 especies de reptiles y anfibios, 693 de los primeros y 285 de los segundos. Sin embargo, el conocimiento que de estas especies existe es, como se ha visto, relativamente escaso. El libro sobre "Reptiles de Chiapas" de Alvarez del Toro y el trabajo coordinado por el biólogo. Lazcano-Barrera son algunos de los pocos ejemplos de ello.

Los comentarios son editados con el fin de preservar la integridad del idioma. Se procede a la correción ortográfica y gramatical respetándose los conceptos volcados.

Búsqueda personalizada
Puedes encontrarnos en
Facebook
Twitter
Ning
puedes Compartir o recomendarnos en Google
Acordes Partituras Tablaturas Guitarra | Letras de canciones | Letras de canciones | Letras de canciones
Significado de letras de canciones | Fotos de amor
El universo | Geografía Argentina | La biología | La botánica | La zoología | La ecología | What is ecology? | O que é ecologia?
 
 
 

  Principal Secciones


¿Qué es la ecología?

Versión en español
English version
Portuguese version

Entorno conceptual

El universo
Geografía argentina
La biología
La botánica
La zoología


Ultimas novedades

Noticias
Artículos
Colaboraciones
Correo de visitantes
Secretos del mar
Peces del Paraná
Puente verde
Foros
Foro Melodysoft

Argentina

Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
España
Guatemala

Honduras

México

Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
Puerto Rico
República Dominicana
Uruguay
Venezuela
Contacto Acerca de barrameda.com.ar Sitios amigos Aviso Legal